La visión para Filadelfia: Ekklesias de Juan 17

Hace dos semanas nos invitaron a una reunión de Ekklesia en St. Augustine, Florida. Antes de la guerra de Israel y durante ese tiempo, el equipo y yo hemos estado cumpliendo con el llamado de Isaías 62:6-7 , siendo vigilantes en los muros de Sión, movilizando la intercesión por Israel. También ayudando de manera práctica en las líneas de frente durante la guerra, estando con los soldados de las FDI. El Espíritu Santo confirmó mi asistencia al encuentro de Ekklesia en Florida, así que tomé el vuelo disponible y viajé. Ha pasado mucho tiempo desde que estuve en los Estados Unidos y lo curioso es que de tantos viajes nunca había entrado por Filadelfia. Llegué justamente en Rosh Jodesh de Shevat.

Al llegar, vi una puerta espiritual siendo inaugurada para América desde Philadelphia, ella marca una nueva temporada para USA. También discerní que Dios estaba tramando algo cuando me cancelaron el vuelo y la aerolínea me acomodó en un precioso hotel y con todas las comidas gratis. Ese día extra en Filadelfia era para que fuera testigo de lo que Dios está haciendo y va a hacer. Empecé a orar por Filadelfia y los Estados Unidos. Ni siquiera se me pasó por la cabeza el hecho de que había volado desde Israel, la raíz de Jesé, llevando conmigo las aguas de Gihón que fluyen desde el corazón del Monte Sión. Pasando por Europa que fue de donde vinieron los primeros pobladores de América. Aterricé en Filadelfia, la raíz de los Estados Unidos, cerca de San Agustín, la ciudad más antigua del país. Sabía que durante mi estancia estaría con creyentes e incluso con creyentes descendientes de los aborígenes, denominados en los EEUU como "el pueblo raíz de la nación" porque sus ancestros estuvieron aquí antes de la llegada de los europeos.

Le pregunté al Padre cómo quería que orara por los Estados Unidos y me dijo"No orarás por la situación política del país, sino que orarás por el cuerpo de Yeshua y el surgimiento de las Ekklesias en todo el país usando Mateo 6:10."

Cuando mi avíon despegaba y salía del aeropuerto de Filadelfia, durante el primer día de Shevat, tuve una visión debajo de mí. Vi a Yeshua de pie en el suelo y con Su mano tomó el tronco de un árbol y lo arrancó del suelo. La raíz fue revelada, se hundió profundamente e hizo un enorme agujero. En ese momento me sentí rodeado de ángeles y Yeshua me dijo: “La razón por la que os he traído aquí es para que seáis testigos de lo que estoy a punto de hacer en este Estado”. Le pregunté que qué haría a continuación. Él tomó una semilla y la puso en el hoyo del árbol anterior.

Y Dijo: "Estoy plantando un árbol nuevo, la Ekklesia de Juan 17, un árbol con nuevas raíces para este estado, una nueva estación que marcará, no sólo el inicio del cumplimiento del destino de Filadelfia, sino también el comienzo una nueva temporada para el cuerpo de Yeshua en América."

El árbol que comenzó a crecer, era una combinación entre un olivo junto con ramas de almendro y crecían como un mismo árbol. Este árbol estaba hecho de un doble ADN, era como un nuevo hombre, descrito en Efesios 2:11-16. Esto fue interesante porque en el mes de Shevat es cuando los almendros comienzan a florecer, antes que los árboles frutales en Israel. Marcando el comienzo de la primavera, manifestando el principio de lo por venir. A medida que el árbol maduró y comenzó a florecer y producir sus frutos, los 4 vientos soplaron desde los 4 rincones de los Estados Unidos y envió 49 semillas del nuevo árbol a Saint Augustine, Florida. Cada semilla estaba lista para ser plantada para la nueva temporada, trayendo consigo el surgimiento de las Ekklesias en cada Estado.

El árbol comenzó a crecer rápidamente y Yeshua dijo: “En los próximos 7 años (2024-2030), la Ekklesia Juan 17 en los EE.UU se levantará empuñando Mi poder, autoridad, unción, dominio propio, amor, fuego y Mis estrategias. Mi Ekklesia crecerá en los 50 estados de la unión”.

Después, comencé a escuchar una dulce melodía que salía del Olivo-Almendro. Y Yeshua me dijo: "Escucha el nuevo sonido de mis Ekklesias. Adoradores en Espíritu y Verdad. Verás una compañía de adoradores de mar a mar resplandeciendo."
Entonces escuché una canción que decía: “Los árboles del campo cantan, los árboles del campo cantan y lo estoy viendo” basada en Isaías 55:12:

“Porque saldréis [del exilio] con gozo, y seréis conducidos [por el Señor mismo] con paz; Los montes y las colinas prorrumpirán en gritos de alegría delante de ti, y todos los árboles del campo batirán palmas.

Entonces escuché a Yeshua decir: "Cuando mis Ekklesias aprendan a ascender en adoración, llegando a mi sala del trono, entonces verán lo que yo estoy viendo."

En ese momento, recordé 1 Corintios 3:7: “Así que ni el que planta ni el que riega son nada, sino [sólo] Dios quien da el crecimiento”. Es recordatorio para entender que aunque seamos obedientes y hagamos lo que Dios nos ha dicho, la única manera para unir a la Ekklesia es a través de Dios y no del hombre. El centro es Yeshua, quien es el que trae el crecimiento, no el hombre, para no gloriarnos. Esto me recordó que era la temporada de lluvias en Israel, el mes de Shevat y que yo mismo cargaba las aguas de Gihón desde el Monte Sión, el lugar donde Su palabra sale a las naciones, haciendo crecer las semillas.

Las verdaderas Ekklesias que operan desde el salón del trono de Apocalipsis 4, deben adorar en espíritu y en verdad (Juan 4:23-24) y levantarse en la unidad del Espíritu Santo, para convertirse en el gobierno de Dios aquí en la tierra, haciendo descender Su voluntad, para que sea hecho en la tierra lo que es declarado en el cielo.

La reunión en San Agustín Florida tuvo lugar el día 9 de Shevat, 1 semana y 1 día después de tener esta visión. Durante un tiempo de adoración en esta reunión en la histórica Casa del Gobernador, miré hacia el este y ví un enorme portal en el Espíritu, era el Puente del León. Había una plomada en el centro de la puerta y mientras adorábamos, vi a Yeshua venir con la llave de David (Isaías 22:22). Cuando entró por la puerta, las semillas del nuevo árbol se esparcieron primero, hiendo a las 13 primeras colonias de América, antes que las otras semillas fueran a los otros estados. El Espíritu Santo decía: "velad, porque veréis desde el 2024 al 2030 el reino Ekklesias levantándose en los 50 estados de la Unión, para ver la siembra de la semilla de Dios en cada estado". El culto continuó hasta que terminó la reunión. Mantente conectado a lo que pronto publicaremos, más visiones recibidas mientras estuvimos en San Agustín.

Manténte atento

descentralizado

Comenta y danos tu opinión

Todos los derechos reservados

es_ESES