Es una temporada especial y es de sabios prestar atención al momento y a la estación profética. Ahora estamos en el segundo Adar, mes que precede a Nisán que marca el año nuevo bíblico. Ahora estamos a vísperas de Purim, cuyo ayuno empezó el 21 de marzo y terminó el mismo día. Y que dará paso al 23 de marzo con la celebración de Purim, tiempo de victoria del pueblo judío contra aquellos que deseaban su exterminio en el Imperio Babilónico. Ahora es tiempo de declarar y decretar la victoria de Adonai sobre tu vida, familia y país. Es hora de levantarnos, cuando otros hablan derrota hay que recordar las promesas de Dios para tu vida, tu familia y los que te rodean. No es un momento bajo, sino una oportunidad para permanecer y avanzar en fe, para la gloria de Dios. No aceptes la derrota porque el Señor poderoso en batalla está contigo y peleará por ti.

La guerra hace estragos en Israel, de manera tanto abierta como encubierta, pero tú has sido llamado hoy a ser como Ester, en una hora como esta para ir y presentarte ante el Rey de reyes, por la sangre y los méritos de Yeshua. Escucha hoy el llamado de Mardoqueo, así como lo hizo Ester, “Porque si callas absolutamente en este tiempo, respiro y liberación vendrá de alguna otra parte para los judíos; mas tú y la casa de tu padre pereceréis. [ya que no ayudaste cuando tuviste la oportunidad]. ¿Y quién sabe si para esta hora has llegado al reino? [y con este mismo propósito]?” (Ester 4:14-15). Tanto en lo natural como en el espíritu tu has alcanzado la posición de hijo e hija de Dios, puedes presentarte delante del Rey de Gloria y pedir en favor de tu pueblo, esta es la estación profética oportuna para acceder al trono de Dios. Ven delante el Dios Altísimo en un mismo Espíritu, toca el corazón del Padre y llega a un acuerdo con él, aquí y ahora, tanto en la tierra como en el cielo. No tomes a la ligera este momento, el enemigo se está moviendo rápidamente, es hora de ser proactivos, debemos movernos según la guía de Dios y causar el máximo estrago al enemigo, ¡di "sí y amén" a Su plan y propósito!. Él es por nosotros y con nosotros, Él es Emmanuel (Dios con nosotros) y es hora de trabajar en una misma unidad del Espíritu.

Al entrar en esta nueva temporada, es imperativo que continues orando por Israel mientras entramos en una nueva etapa durante esta guerra. Hay un movimiento sin precedentes de Hezbollah, su ejército se ha desplazado hacia la frontera de Israel y el ataque al Hospital Shifa en Gaza ha provocado este paso confianzudo del enemigo. Hasta el momento no hay más novedades, pero las tensiones cada vez son mayores. Por favor ora por la paz de Israel y para que Hamás no resurja y que no haya ningún ataque de Hezbolá. ¡Que Adonai te bendiga y te guarde!.

Manténte atento

descentralizado

Comenta y danos tu opinión

Todos los derechos reservados

es_ESES