Tishri: el Shabat de los meses y las puertas abiertas

Juicio, Expiación, celebración de la boda y mucho más es lo que marca el mes de Tishri, quizás sea el mes más crucial e intenso del año. Al entrar en este mes santo de Tishri, recordamos su gran significado, tanto en lo natural como en el Espíritu para el cuerpo global de Yeshua. El gran juicio que está por llegar (1 Corintios 15:51-52), y está señalado por la Fiesta de las Trompetas. También hay un tiempo de preparación entre Yom Kipur 25 de septiembre y Sucot (La Fiesta de los Tabernáculos) a partir del 30 de septiembre. Estos días tienen el mayor significado profético, entramos a una nueva temporada, es la corona de este año bíblico. Acerquémonos con corazones humildes, contritos y con la alegría de Adonai, con ojos para ver y oídos para oír lo porvenir y para saber cómo prepararnos, operando desde nuestra victoria en Yeshua.

El séptimo mes es un mes de descanso y celebración, tal como lo es el Shabat, el séptimo día de la semana. Es un mes de celebración pero también de urgente preparación y un tiempo de intimidad profunda con el Gran Yo Soy. Subimos a otro nivel de unidad y entendemos que las fiestas solemnes no son sólo para divertirse o celebrar, sino que también es un tiempo de estrechar nuestra relación con Dios, tanto personal como corporativamente. Los siete espíritus de Dios están presentes en este mes y también es el mes de la tribu de Efraín. Hay una puerta abierta en los cielos y es nuestra decisión si la cruzamos o no. ¿Qué eliges?

Mozanaim: Justicia y Juicio

Los cielos proclaman la gloria de Adonai y durante esta mes la constelación principal en el cielo es Mozanaim. Representa la balanza de la justicia y el juicio. Sin embargo, es importante saber exactamente qué es justicia y si entender que el juicio no necesariamente es algo negativo. Dios es el Juez justo y siempre juzgará con justicia. ¿Cómo aplicamos estos conceptos en el Nuevo Pacto?. Nuestro rol no es el de juez, sólo Adonai puede ocupar ese cargo y ejercerlo con absoluta equidad. Durante este mes de justicia y juicio, ¿cuál es nuestro papel?.

En una situación similar, cuando los samaritanos se negaron dar alojamiento a Yeshua y sus discípulos, de camino hacia Jerusalén, Santiago y Juan preguntaron al Maestro si podían hacer descender fuego del cielo y destruirlos. Sin embargo, Yeshua los reprendió, diciendo: “No sabéis de qué clase de espíritu sois; porque el Hijo del Hombre no vino a destruir la vida de los hombres, sino para salvarla”. Sólo a través del Hijo del Hombre, Yeshua, podemos ser salvos del juicio desfavorable. Esta es la justicia de Dios y debemos recordarla al entrar en esta nueva temporada.

Sin embargo, debemos ser cautelosos porque el Padre está haciendo decretos y juicios sobre naciones, ciudades y pueblos durante este mes. Como Ekklesia global, nuestra responsabilidad es entrar al salón del trono del Altísimo y escuchar sus decretos. También debemos recordar sus promesas sobre nuestras naciones, ciudades, pueblos, empresas, familias e incluso sobre nosotros. Tenemos el poder de publicar estos decretos en la tierra, así como han sido publicados en el cielo (Mateo 16:19 AMP). Yeshua apodó a Santiago y Juan como los "Hijos del Trueno" y nuestro llamado es cumplir ese papel. Es decir. mientras escuchamos la estruendosa voz de Abba hablándonos desde el cielo, debemos ponernos de acuerdo con Él y ser testigos de sus decretos, tal y como lo hacen los relámpagos, que salen desde la sala del trono. El relámpago se extiende en los cielos y simultáneamente toca la tierra, así debemos ser, que cuando nos alineamos a la voluntad del Padre, tocaremos cielo y tierra.

El reino caído de las tinieblas tiene grandes planes para todo el mundo y en este mes serás testigo de ello a gran escala. Pero recuerda, estos acontecimientos deben desarrollarse para cumplir las Escrituras.El enemigo está intentando acelerar el proceso pero sólo Dios tiene la autoridad absoluta. Por lo tanto, pongámonos de acuerdo con el cronograma de Dios durante este mes bíblico. Atemos y desatemos todo lo que ha sido atado y desatado en el cielo para un momento como éste.

Puertas abiertas

El año 5784 simboliza el año de las puertas abiertas. En hebreo, el número 4 corresponde a la letra “dalet” (ד), que es una puerta o un camino. Representa la estabilidad, el fundamento y los cuatro rincones de la tierra donde se proclamó el Evangelio, para finalmente regresar a Jerusalén. En este nuevo comienzo, ¡crucemos la puerta!. El número 4 nos recuerda que debemos establecer una base firme en nuestra fe y abrazar el camino divino que tenemos por delante. Es importante señalar que aunque se abran las puertas para los hijos e hijas de Dios, no es el final sino el comienzo. El momento de la celebración llegará al alcanzar la meta. Sin embargo, debemos reconocer que la gracia y el favor de Dios están sobre nosotros y tenemos la llave de David (Isaías 22:22) en nuestras manos. A diferencia de cualquier generación anterior, al operar en la unidad, tanto en lo natural como en lo espiritual, la gloria será de Dios. Es un momento emocionante, pero no debemos malinterpretarlo como si solo fuera un tiempo de pura celebración. Nos debemos centrar en la preparación y la transformación personal para entrar a un año de guerra espiritual y unidad con el Gran Yo Soy.

Si elegimos atravesar la puerta del 5784durante el mes de Tishri (el séptimo mes), debemos hacerlo con acción de gracias y reverencia a Adonai. Este es el principio de la sabiduría. El enemigo ha trazado su camino, pero en este mes debemos elegir a qué amo servimos y por cuál puerta entraremos. Durante la Fiesta de las Trompetas (Juicio), Yom Kippur (Expiación) y Fiesta de los Tabernáculos (Casamiento), tenemos la oportunidad de decidir. El tiempo es ahora, ¿qué decidirás?.

Efraín: herencia fructífera

En el séptimo mes, está conectado con la tribu de Efraín, el hijo menor de José, el heredero de la primogenitura, por la bendición profética de Jacob (Génesis 48:16-19). El nombre Efraín significa "fructífero" y apunta al remanente de este tiempo presente. José llamó a su hijo Efraín porque Adonai lo había hecho fructificar en la tierra de su sufrimiento (Génesis 41:52). Mientras la economía global tiembla, nuestra invitación es clara, recibir el manto de José para esta hora específica. Este manto trae estrategias del reino, gracia, favor, comprensión y provisión para nuestro momento presente. Aunque el mundo hable de recesión, Adonai declara que podemos ser fructíferos, no sólo en la provisión material sino también en lo espiritual, para experimentar la gran cosecha global, desde los confines de la tierra hasta Jerusalén.

Jacob profetizó acerca de Efraín que se convertiría en una multitud de naciones (Génesis 46:19) y Moisés también profetizó que el alcance de Efraín llegaría hasta los confines de la tierra (Deuteronomio 33:17). Estas profecías se han cumplido. Adonai sabe lo que tiene preparado para cada uno de nosotros, aunque todavía no lo sepamos. Así como los magos de oriente que trajeron regalos preciosos en anticipación para la familia de Yeshua y sería esa provisión para emprender su viaje a Egipto, Adonai (el Rey de reyes) está enviando regalos reales para cada uno de nosotros. ¡Créelo y recíbelo en el nombre poderoso de Yeshua!

El poderoso rugido y el toque del shofar global

Durante los días 16 y 17 de septiembre, nos uniremos globalmente y en Jerusalén para tocar el shofar.Si no tienes un shofar o trompeta, usa tu voz, el sonido que Dios te ha dado. ¡Desata el rugido del León de Judá que hay dentro de ti! Imagina el movimiento celestial, mientras millones de hombres y mujeres de Dios tocan la trompeta en unidad, proclamando el plan de Dios para este año. Se pueden ver las llamas de fuego en el cielo ascendiendo al cielo y juntos decimos al Rey de gloria: "Envíanos e iremos". La misión del fin de los tiempos es "ir." El shofar resonará el día en que regrese Yeshua y haga reunir a sus elegidos de los cuatro rincones de la tierra (Mateo 24:30-32). Mientras los cielos se abren Adonai revela su plan, no sólo para este año sino que también para los años venideros.

En Joel 2, el profeta tocó la trompeta para convocar al pueblo, santificarlo, concederles perdón y derramar abundantes bendiciones del Altísimo en lugar de juicio. Gedeón fue a la batalla contra viento y marea, tocando el shofar y fue testigo de la derrota sobrenatural del enemigo. Al sonido de los shofares, los muros de Jericó cayeron. Mientras tocamos el shofar en Yom Teruah, celebramos y nos regocijamos por la victoria sobrenatural gracias a la preciosa sangre de Yeshua derramada en nuestra vida. Celebramos anticipadamente el glorioso regreso y la coronación de Yeshua como Rey, sólo Él merece toda la gloria, el honor y la alabanza.

Los 7 espíritus de Dios

No subestimes el tiempo de Adonai. Él siempre es puntual y mucho más en sus fiestas que son citas divinas que marcan los tiempos y las estaciones en las que vivimos. Tishri, el séptimo mes ha sido históricamente significativo en la Palabra de Dios. Durante este mes el rey Salomón transfirió el Arca de la Alianza del Tabernáculo de David hasta el Primer Templo (1 Reyes 8). Podemos observar una transición similar, aunque opuesta en la actualidad dentro del Cuerpo del Mesías. En lugar de ser invitado a un edificio fijo, como ocurría en el Primer Templo, el Padre está llamando al remanente a acercarse a la gente, en vez de esperar que la gente venga a la iglesia. Es decir, el diseño para estos días es de Tabernáculo de David para hacer avanzar el Reino, alma tras alma. Este mes también tiene una gran importancia porque Esdras se paró al frente de la Puerta de las Aguas y leyó el libro de la Ley al pueblo que se había apartado durante el exilio en Babilonia. Les recordó que no lloraran sino que celebraran y se regocijaran, así como Adonai lo había dicho (Esdras 8). En las celebraciones durante Tishri, hay un día particularmente importante: ¡el último día de Sucot!. En ese día Yeshua estaba en el recinto del Templo y se dirigió a todos durante la celebración más grandiosa del año. Habló de los ríos de agua viva, y que ellos fluirían continuamente en aquellos que creyeran en Él. Esto sería posible gracias al Espíritu Santo que sería dado una vez que Él ascendiera al trono (Juan 7:39).

Este es el mes de la promesa del Consolador, del Consejero, del Revelador, del mismo Espíritu de YHWH morando dentro de nosotros. Si no conocemos íntimamente el séptuple Espíritu de Dios, no podremos comprender a Dios ni cómo él está en nosotros y a nosotros en Él. No podremos estar completamente equipados para esta nueva temporada.

“El Espíritu del Señor reposará sobre él—
El Espíritu de sabiduría y de entendimiento, el Espíritu de consejo y de fortaleza, el Espíritu de conocimiento y de temor reverencial y obediente al Señor.
Y se deleitará en el temor del Señor,
Y no juzgará por lo que ven sus ojos, ni decidirá por lo que oyen sus oídos” (Isaías 11:1-3).

Hay 7 espíritus pero cabe destacar que dice: “Y Él se DELEITARÁ en el Temor del Señor”. A medida que conocemos y experimentamos el temor reverente de Dios, podremos entrar ante su trono por la sangre de Yeshua. Cuanto más nos acercamos a sus pies, más Él revela y la impiedad que está dentro de nosotros y que se debe extirpar. Solo así podremos acercarnos en la santidad. Conocer el Temor del Señor es el comienzo para desbloquear el acceso a los otros 6 espíritus del Eterno. Conoce al Espíritu Santo durante este mes de Tishri, como nunca antes en nuestra vida. Bebamos “el desatascante” espiritual para destapar lo que esté obstaculizando el flujo. Arrepiéntete, avanza y observa cómo crecen los jardines a tu alrededor, mira como el río fluye y la mente de YHWH inunda nuestra vida. En este mes del Espíritu Santo, celebramos las promesas de Adonai del pasado, del presente y del futuro. Fluye el agua eterna a toda velocidad, y nos sumerge, y guia a todos los que nos rodean.

Conclusión

Para muchos, Tishri, nos lleva ante unos muros, de preocupación, duda y frustración, un obstáculo casi inamovible que dificulta ver más allá. Pero Dios nos llama a percibir este muro impenetrable, no como una barrera sólida, sino como un muro de agua, una cascada que tenemos que atravesar para abrazar esta nueva temporada. ¡Sumérgete en el Mikve!, recibe limpieza, sanidad y una aceleración hacia el destino planeado por el Altísimo. Cuando nos sumergimos en estas aguas frías y refrescantes, nuestros ojos se abren a otra realidad, hacia el futuro que Dios tiene reservado para nosotros. El enemigo intentará cegarnos con mentiras, dudas, confusión y miedo. No temas en este mes de Tishri. El muro de agua viva está preparado para descubrir los planes que el Eterno tiene para nuestra vida. Es un momento para que nuestra fe crezca y que nos acerquemos a Adonai como nunca antes. Aunque los engaños te puedan rodear, la Verdad continuará liberándonos, permitiéndonos crecer y convertirnos en árboles de justicia. Este Tishri promete justicia y juicio, el surgimiento de Efraín en el mundo y una relación íntima con el séptuple Espíritu de Dios. ¡Anhela estas bendiciones!. Crece poderosamente en presencia del Altísimo. Entra por la puerta de las aguas de Tishri, sé renovado y preparado para la batalla. ¡Que Adonai bendiga y jag Sameaj! 📯

Manténte atento

descentralizado

Comenta y danos tu opinión

Todos los derechos reservados

es_ESES