La Puerta, el Río Antiguo y el terremoto de Alabama

Entrando por la Puerta de las Aguas

Mientras adorábamos junto a un pequeño grupo de creyentes, experimentamos la libertad del Espíritu Santoy el lugar estaba lleno de ángeles que ministraban la libertad de Yeshuay en ese momento mis ojos espirituales se abrieron y pude ver que estábamos caminando a través de varios pequeños arroyos de aguas y por verdes pastos hasta que llegamos a un río muy profundo, ancho que fluía lenta y tranquilamente. Mientras poníamos nuestros pies en las aguas, vi el reflejo de la puerta de Shevatpero no estaba afuera de las aguas, sino que la imagen de la puerta estaba dentro de las aguas y era una invitación para profundizar en el río de Adonai.

Así que entramos en el río hasta las espinillas y luego observé cuán pacíficas eran las aguas de Dios y empecé a ver la manifestación de los 9 frutos del Espíritu Santoy los vi de diferentes colores que se diferenciaban entre sí como un arco iris dentro del río. Pero, también pude escuchar cada fruto con su propia y única melodía, así también con su propia frecuencia, era una melodía de adoración. Al experimentar esto, comprendí que como estamos llamados a ser árboles de la vida, arraigados en corrientes de las aguas vivas que se adentran cada vez más en el río. Este Shevat estaremos manifestando los 9 frutos del Espíritu de una manera sobrenatural y nueva, que nunca antes hemos experimentado. Este mes es un mes para sentir y experimentar ese shalom de Adonai, estamos siendo invitados por el Gran Yo Soy a entrar más y más profundamente en Su río de vida, donde fluyen los 9 frutos del Espíritu.

El poderoso Mississippi

Cuando volvimos a la adoración, una flauta era tocada como instrumento principal, de hecho, se estaba creando un sonido muy profético y apostólico. Durante ese tiempo de adoración, fui llevado en el Espíritu a la orilla del río Mississippi, justo antes de que el sol se pusiera en la visión y escuché la voz del Espíritu Santo diciendo que estas eran las antiguas aguas de América. Delante de mí veía un río más pequeño que entraba en el río Mississippi y creaba una pequeña bahía. Justo al lado de la bahía había un pequeño asentamiento de personas aborígenes que vivían en los tipis, como lo hacían en la antigüedad. Comprendí que Adonai me estaba llevando a un período de tiempo en el que sentí un shalom tan tangible que era normal, durante ese tiempo en América. Se sentía como el paraíso y yo era consciente de que Adonai quería que viera el estilo de vida que tenían, que era de una armonía muy conectada con la creación de Dios, que fluía de una manera perfecta sin resistencia. Era como si estuviera experimentando lo que Adonai quiere para esta nación, Su shalom que ha creado para América y que fluya en la plenitud de sus 9 frutos, manifestando su dominio sobre la tierra. ¿Suena eso como una locura en los días que estamos viviendo?. Esto está disponible para el remanente ahora mismo, mientras fluimos en Su río, también lo hace la nación.

Entonces vi al Padre manifestándose como un anciano, como un jefe tribal, que veía junto a la bahía con pelo blanco y barba blanca. Nos llamó a cada uno de nosotros individualmente para ir hacía Él, cada uno de nosotros convirtió físicamente en niños cuando se acercaron a Él. Nos dijo a cada uno de nosotros algo único de Él, esto nos ayudó enormemente a continuar cada uno de nuestros viajes con éxito. Una de las personas que estaba con nosotros, lo vi como un cazador, con un arco y una flecha, cuando se acercó al Padre, le dieron un bastón. Entonces vi un gran mapa de América y él estaba encima del mapa. El padre le instruía, él comenzó a pedir a cada estado que liberara sus aguas para que fluyeran al unísono hacia el corazón de la nación, yo veía algo que parecía como el río Mississippi. Primero lo vi hablar con Florida, luego con Alabama, luego con Texas. Luego, se le dijo que hablara a las aguas de California, pero aún no estaban listas, y vi que él era enviado a San Diego para activar el flujo de las aguas espirituales del estado del sur al norte. Entonces vi que aunque el Padre quería que las aguas de Washington D.C. fluyeran, estaban contaminadas y Él llamó al remanente de los 50 estados para que adoraran, limpiando así las aguas de Washington D.C. No es el momento de dudar, guerreros del Altísimo, sino para adorar en Espíritu y en Verdad, por el destino de esta nación siga bajo Dios.

Terremoto de Alabama

Durante el mismo día que tuve estas dos visiones, el 15 de enero, fuimos más pronto a hacer una caminata de oración alrededor del edificio del Capitolio en Washington D.C. Mientras lo hacíamos, otra persona que hacía la caminata de oración con nosotros mencionó el significado profético de que Alabama ganara el campeonato nacional el 11 de enero, así también mencionó que se les llama la Marea Carmesí, diciendo que era una señal de que una marea carmesí estaba a punto de barrer la nación, no una ola roja de republicanos, solo una ola roja de Yeshua, que viene a traer la redención a la tierra.Esto realmente fue muy interesante, porque esa mañana, temprano tuve una visión de un terremoto que comenzó en Alabama y que creó una grieta o falla gigante que llegó hasta Washington D.C. A medida que la grieta creció, las aguas de Alabama comenzaron a fluir hacia Washington D.C. y Adonai me dijo que las aguas eran aguas judiciales, que se dirigían a Washington D.C., a lo largo de la columna vertebral de la nación y el terremoto traía un ajuste y alineamiento para la nación.

Después de compartir esta visión más tarde al anochecer, hubo muchas más confirmaciones a través de diferentes personas. Ellos mencionaron que Alabama es una clave para llevar la corrección a los Estados Unidos. Se nos reveló que Alabama fue el primer estado en pedir la formación y el establecimiento del Estado Judío en 1943. Alabama también fue profetizada por profetas de confianza como el Estado de la Justicia, y el lugar donde comenzará el próximo derramamiento del Espíritu Santo en los Estados Unidos. Así que, estamos juntos en oración por el remanente de Alabama durante este momento precipitado. Esperamos que las aguas de justicia salgan y que el remanente se levante en adoración por el destino de los Estados Unidos. Oramos para que la marea carmesí inunde la nación, que es la sangre de Yeshua para la redención de esta tierra, de costa a costa.


Únete a nuestra lista de correo electrónico

Suscríbete

Comenta y danos tu opinión

Todos los derechos reservados

es_ESES