La próxima pandemia cibernética

En octubre del 2019 el Foro Económico Mundial reunió a las potencias mundiales y a los principales expertos de la salud y simuló una pandemia global llamada evento 201, en él se simulaba una emergencia sanitaria donde un nuevo brote de coronavirus era transmitido de los murciélagos a los cerdos y de ellos a las personas, y se acababa contagiando de persona a persona, dando lugar a una pandemia grave. Luego, "casualmente" el COVID-19 apareció unos meses después y coincidía mucho con el simulacro efectuado en aquel evento.

El 9 de julio del 2021, el Foro Económico Mundial celebró un evento en línea, llamado Ciber Polígono, una cumbre que reunía a 57 naciones, con expertos cibernéticos, innumerables corporaciones internacionales, bancos, etc. Todo para prepararse para lo que ellos denominan "próxima pandemia global", una pandemia cibernética. Para citar el WEF: "Un cyber ataque con las mismas características del COVID se esparciría más rápido que un virus biológico"

Una cumbre similar tuvo lugar el año pasado en el 2020 y ahora otra en el 2021. También hemos visto una serie de ciberataques de alto nivel que han recibido más atención en los medios que cualquier otros ciberataques anteriores, debido a su gran impacto en la sociedad. Estas coincidencias junto con el plan del Gran Reseteo del WEF, que puedes leer más sobre él AQUÍ encaja perfectamente con el despliegue de monedas digitales, puntajes de crédito social y la digitalización completa de nuestro mundo. Todas estas cosas conducen a un mayor control de las personas a todos los niveles de la sociedad. El WEF ha advertido: "A medida que el mundo está más interconectado y la digitalización global se acelera, un solo enlace vulnerable es suficiente para derribar todo el sistema". Según esa cita, lo que ha sucedido en estos últimos meses es solo un anticipo de lo que está por venir. Como guinda del pastel hay otra "coincidencia", la cumbre anual de multimillonarios, magnates medios, empresas tecnológicas del mundo se reunieron en Sun Valley, California al mismo tiempo que Ciber Polígono e hicieron especial énfasis en la seguridad cibernética y el calentamiento global. Entonces, veamos qué ha estado sucediendo desde principios de mayo y por qué debemos estar preparados para lo que viene.


Oleoducto colonial hackeado

El 7 de mayo hubo un gran ataque de Ransomware fue lanzado contra Pipeline Colonial y causó problemas en Texas que afectó al equipo necesario para el funcionamiento del oleoducto. El grupo de hackers responsable obtuvieron la clave de cifrado que restablecería el sistema, pero para darla pedían un rescate. Este fue un gran problema porque Pipeline Colonial opera con 5.500 millas de tubería, se extiende desde Texas hasta Nueva Jersey. El oleoducto transporta 100 millones de galones de combustible por día, según el sitio web de la empresa, se extienden por 14 estados y presta directamente servicio a siete aeropuertos. Además, la gasolina tarda dos semanas en completar su recorrido por el gasoducto desde Texas hasta Nueva Jersey. Y el combustible de los aviones tarda unos 19 días en completar su recorrido a través del oleoducto.

El 12 de mayo, más de 1.000 estaciones de servicio del sureste de los Estados Unidos se quedaron sin gasolina debido al pánico de compradores. Finalmente, Pipeline Colonial cedió a las exigencias de los hackers informáticos con un precio de 4,4 millones de dólares y se les entregó la clave de cifrado del software. Desafortunadamente, el problema no se solucionó de inmediato, pero fue el comienzo del lento proceso de recuperación.

Sistema de salud de Irlanda paralizado

El 14 de mayo el ciberataque que golpeó al sistema de salud de Irlanda fue el peor en la historia del país y hasta el día de hoy sigue causando una gran interrupción en los pacientes que reciben atención médica regular y puntual en la gran mayoría de los hospitales. El ataque de ransomware se extendió a casi todas las computadoras de todos los hospitales, atacaron a los archivos donde se guardaban todos los registros médicos de los pacientes, incluidos los datos de los medicamentos y las próximas citas concertadas. La banda responsable del ciberataque exigió casi $20 millones como rescate y también amenazó con comenzar a vender los datos robados durante el ataque, una táctica conocida como "Doble extorsión". El gobierno de Irlanda se negó a pagar el rescate y comenzó el agotador proceso de recuperación de los sistemas. llamó a empresas de ciberseguridad como FireEye o McAfee para que los ayuden. Finalmente, la pandilla entregó la clave de cifrado de forma gratuita, lo que ayudó muy poco en la recuperación de los sistemas y ha dicho que empezarán a vender los datos robados durante el ataque.

Entonces, ¿cuál fue el daño? 600 millones de dólares en daños desde el 28 de junio, en el sistema sanitario de Irlanda. En un mundo digital ellos volvieron al papel, aquí están las dificultades actuales de los médicos de Irlanda.

Uno de los mayores desafíos es que los médicos ahora tienen acceso limitado o nulo a los registros de los pacientes, lo que significa que tienen un conocimiento limitado de sus historias clínicas. Los resultados del laboratorio ahora también deben imprimirse y entregarse personalmente. Eso ha ralentizado significativamente las pruebas y han obligado al servicio de salud a racionar las pruebas de sangre en muchos lugares, reservándolas solo para casos urgentes. En los hospitales ahora todo tiene que ser registrado nuevamente en papel. Las etiquetas de las muestras y las transfusiones de sangre ahora están escritas manualmente. Se le ha aconsejado al personal que ni siquiera encienda sus computadoras.

No solo eso, sino que también el software utilizado para compartir radiografías y tomografías computarizadas no funciona, lo que significa que en la mayoría de los hospitales se ha vuelto imposible enviar imágenes entre departamentos o entre hospitales. Los médicos se vieron obligados a acudir en persona a las máquinas de rayos X o a confiar en descripciones escritas. En algunos casos, ha recurrido a tomar fotografías de los escaneos con sus teléfonos para enviarlos a través de aplicaciones de mensajería como WhatsApp, algo prohibido por el servicio de salud debido a las leyes de privacidad.

Durante una pandemia, esta es básicamente la peor pesadilla, un problema que se está solucionando lentamente pero de manera segura.

¡No a la carne!

El 30 de mayo, JBS que es la segunda empresa más grande, productora de carne de res, cerdo y pollo en EE. UU. fue golpeada por un ataque de ransomeware que obligó a detener todas las operaciones estadounidenses en sus plantas procesadoras de carne. También afectó a muchos de sus negocios en otros lugares como Australia y Canadá, pero en menor grado. Afortunadamente, como son una empresa global con múltiples niveles de seguridad y profesionales de todo el mundo, el problema se solucionó en 3 días, pero sólo después de que pagó 11 millones de dólares por la clave de cifrado. Aunque el cierre de la empresa fue de solo 3 días, tuvo un gran impacto en el mercado de la carne de vacuno de los EE. UU. que afectó también a los proveedores, haciendo que la carne se quedara en el congelador, también afectó a restaurantes y supermercados. Sin embargo, el problema está lejos de haber terminado, ya que este tipo de negocios sigue siendo extremadamente susceptible a futuros ataques.



Recibe las noticias más importantes directamente en tu bandeja de entrada.

1 de muchos

La firma CrowdStrike observó más de 1.400 incidentes de ransomware y extorsión de datos en 2020. JBS era el mayor fabricante de alimentos que aún no se había visto afectado por el ransomware, pero los hackers informáticos paralizaron sus redes y codificaron sus datos. Al menos otras 40 empresas de alimentos han sido blanco de bandas de hackes que han usado el ransomware durante el último año. El experto en ransomware Allan Liska, de la empresa de ciberseguridad Recorded Future dijo que las empresas de alimentos están en “Aproximadamente con el mismo nivel de seguridad que se emplea en la fabricación y el envío. Es decir, un nivel bajo de seguridad". Esa cita es muy preocupante para todos los que la escuchan porque incluso sin ataques de ransomware en el envío, pueden darse retrasos de varios meses en los puertos internacionales y los precios de los contenedores se han triplicado. Si agregas un par de ataques de ransomware, ya te puedes despedir de las cadenas de suministro del mundo, casi en su totalidad. Lo mismo ocurre con la fabricación.

El mayor truco de la historia

El 4 de julio tuvo lugar el mayor ataque de ransomware de la historia y fue lanzado a 1500 a 2000 negocios y ha afectado a muchas industrias, incluidas las finanzas, la atención médica, las firmas legales, los contratistas federales e incluso las entidades federales de todo el mundo.

El grupo de hackers llamado REvil ha pedido 70 millones de dólares de rescate para que los sistemas afectados reciban la clave cibernética para revertir el daño que se ha hecho. El ataque tuvo como objetivo una empresa tecnológica estadounidense llamada Kesya que gestiona unos 40.000 clientes en todo el mundo. De 1.500 a 2.000 empresas, que quizás no parezcan mucho, pero algunas de ellas son proveedores de servicios, con cientos de miles de clientes cuyos los datos también han sido comprometidos, además los sistemas no funcionaran hasta que se puedan recuperar los datos o se pague el rescate y se dé clave cibernética. Aproximadamente, una docena de países diferentes han sido afectados de alguna manera, según una investigación publicada por la firma de ciberseguridad ESET.

Aunque la mayoría de esos afectados han sido pequeñas preocupaciones de consultorios de dentistas o contables. La interrupción se ha sentido con más intensidad en Suecia, donde cientos de supermercados tuvieron que cerrar porque sus cajas registradoras no funcionaban, o Nueva Zelanda, donde las escuelas y los jardines de infancia se quedaron fuera de servicio.

Solo el principio

Cualquier cosa digital puede ser hackeada, los datos pueden ser robados, encriptados, retenidos para pedir un rescate y se puede hacer con relativa facilidad. Sin mencionar los rescates de millones y decenas de millones de dólares, también hay muchos incentivos para que los hackers informáticos criminales continúen atacando a objetivos más grandes e importantes que pagarán una mayor cantidad de dinero por el rescate de su negocio. Si la advertencia del Foro Económico Mundial se cumple como lo hizo COVID-19, esto significaría que todos los sistemas digitales se verían afectados. Todo, desde las redes eléctricas hasta los bancos, así como las empresas y sectores mencionados anteriormente, proveedores que suplen las necesidades fundamentales como alimentos, gas, hospitales, cadenas de suministro, etc. Ni por un segundo pienses que el WEF nos lo están diciendo porque se preocupen por nosotros, sino porque tienen su propia agenda, el Gran Reinicio, donde nos dicen el 2035 "No serás dueño de nada pero serás feliz". Si bien su agenda es realmente siniestra y amenaza con llevarnos a un gobierno mundial literal de los últimos tiempos y una marca de la bestia (digital), seamos prácticos por un momento. ¿Cómo podemos prepararnos para tal evento? y ¿qué podría ser el objetivo en el caso de ataques cibernéticos a una escala mucho mayor?

El peor de los escenario

Si la red eléctrica fuera hackeada y apagada durante un período prolongado de tiempo, esto tendría implicaciones de amplio alcance. Básicamente, todo lo digital no funcionaría. Eso significaría que no podrías usar tu tarjeta de crédito o débito, las gasolineras no funcionarán, no habrían cajas registradoras, los congeladores se descongelarían y la carne se echaría a perder, no habría calefacción o aire acondicionado en tu casa, pronto se acabaría el gas natural, baños y las tuberías dejarían de funcionar, el agua dejaría ser suministrada, la basura no se recogería, las tiendas de comestibles no se re-abastecerían porque toda la logística está computorizad, de igual manera sucedería con las transacciones que se hacen en tiendas, probablemente no se podrían comprar alimentos y la lista continuaría. La mayoría de la gente dependerá del gobierno para obtener todo lo esencial porque no podrán satisfacer sus necesidades básicas de alimentos, agua y refugio fuera de un mundo digital y sin la electricidad. Este es el tipo de ataque que ha predicho el Foro Económico Mundial y que daría a los poderosos el control total de la gente. Si el gobierno tiene la comida, el agua, el refugio y las armas para protegerse, indudablemente la libertad desaparecerá porque el pueblo no tiene los medios para ser autosuficiente. Este tiempo se parecerá a los 7 años de hambruna que azotó el mundo conocido en la historia bíblica de José, allí también podemos leer que toda la gente traía todo lo que tenía de valor para obtener comida y grano, pero lo que nos diferencia es que el liderazgo actual que tiene todos los recursos son unos impíos y malvados.

Prepárate

Para prepararse para tal escenario es necesario asegurarse de tener los siguientes tres elementos esenciales mencionados: comida, agua y refugio, aunque deberás añadir un cuarto, la seguridad. Si puedes, sería bueno que almacenaras muchos alimentos imperecederos y agua potable limpia. Si puedes cultivar tu propia comida y tener un pozo o acceso a un río limpio, muchísimo mejor. Asegúrate de tener un medio para obtener energía, por ejemplo un generador. También abastécete de gasolina para que puedas movilizarte con tu automóvil. Será de utilidad conseguir paneles solares y baterías para almacenar energía y cargar tus dispositivos o automóvil eléctrico. Si te encuentras en un lugar frío, asegúrate de tener una cocina o chimenea de leña para mantenerte caliente. Por seguridad, si estás en una buena comunidad donde se ayudan entre sí hay que mantenerse unidos, esa es la mejor manera de estar a salvo, mucho más si esa comunidad está armada y sabe cómo usar sus armas con eficacia. Solo así se logrará que la gente se lo piense dos veces antes de intentar robar tus cosas.

Si no vives en una comunidad así, asegúrate de no decir a nadie que tienes suministros, porque te convertirás en el objetivo número uno para aquellos que no estén preparados. Además, sería bueno que adquieras algún tipo de arma que sea fácil de usar, preferiblemente una pistola o una escopeta, algo que no requiera mucha experiencia y que te sirva para protegerte a ti mismo y a sus seres queridos. Todos estos consejos tienen en mente el peor de los escenarios, pero también piensa que si esto sucediera en tu país, tú y tus seres queridos no se preocuparían. Otra cosa a tener en cuenta son los medicamentos esenciales porque no estarán disponibles. Además hay que tener libros importantes en formatos no digitales. También ten en cuenta que si los cajeros automáticos no funcionan, será muy útil tener dinero en efectivo. Además, ten cosas que se puedan intercambiar, cosas que otras personas necesitarán, como baterías, papel higiénico, gasolina e incluso municiones. También serán útiles tus habilidades de reparar un automóvil o cualquier habilidad que sea valiosa que pueda usarse como en esa situación.

Conclusión

Esperamos que esto haya sido útil para comprender lo que no sale en el noticiero, ver el panorama general y saber cómo prepararse. No estamos siendo alarmistas sino simplemente te estamos dando la información para que puedas decidir por ti mismo, si necesitas prepararte de alguna manera, y si la respuesta es afirmativa, puedas tomar ciertas medidas al respecto. Si José simplemente hubiera ignorado los sueños de Faraón, la historia habría sido muy diferente. No creas que esa decisión la hará otro por ti, tú eres esa persona que está en el lugar y el momento adecuado, que tomará acción en lugar de no hacer nada. ¡Adonai te bendiga y te guarde!

Ciclos bíblicos

Únete a nuestra lista de correo electrónico

Suscríbete

Manténte a la última en Telegram

Únete

Comenta y danos tu opinión

Todos los derechos reservados

es_ESES