Solsticio de verano: Tiempo para bendecir

El día más largo del año tuvo lugar el 21 de junio, conocido como solsticio de verano. Este acontecimiento astronómico es muy conocido por el paganismo o la brujería, lugares como Stonehenge cobran protagonismo por estas fechas, son considerados "sagrados" por los practicantes de lo esotérico.

En ese mismo día, durante el mes de Tamuz que por cierto, Ezequiel fue llevado por Dios a Jerusalén, allí vio las mujeres adorando a Tammuz, un dios babilónico y a los hombres de espaldas al templo, adorando al sol (Ezequiel 8:14-18). Por muchos años, la gente ha adorado a falsos dioses pero en ese día Dios tuvo que tratar con Judá y verían su ira. El ciclo de rebelión sería marcado en ese día pero también seria un recordatorio para ser como Ezequiel, quién lloró por los que eran juzgados por Dios en Jerusalén. Somos llamados a orar por los que escogen adorar a ídolos y a falsos dioses, su salvación y redención.

No debemos temer las maldiciones, ni la falsa adoración, hemos de ser llenos del amor del Padre y amar a aquellos que no han conocido, ni experimentado el amor perfecto de Dios. El reino caído de las tinieblas fue exaltado ayer pero hoy nos ponemos en pie y clamamos por los perdidos, por aquellos que son como muertos vivientes, para que alcancen la salvación. Nuestra tarea no es maldecir sino bendecir (Lucas 26:27-28). Que llueva la salvación sobre los que nos maldicen y nos odian porque no saben lo que hacen ni lo qué les espera cuando sus vidas finalicen. ¡Que Adonai te bendiga y te guarde!.

Manténte atento

descentralizado

Comenta y danos tu opinión

Todos los derechos reservados

es_ESES