¿Qué pasó en Israel durante el festival de la luna nueva y ahora por qué es importante?

A medida que entramos en el nuevo mes bíblico, se están produciendo grandes cambios tanto en lo natural y como en el Espíritu. Estamos entrando al segundo mes pero ¿qué pasó en un momento como este en las Escrituras y cómo se relaciona con nuestra nuestra realidad?. ¿Qué pasaba en Israel en cada cambio de mes y por qué ahora importa?. El mes de Iyar es crucial, pero también lo es la forma en la que entramos, por eso es necesario tener una buena comprensión de Rosh Jodesh.

Antes

Imagine el tiempo antes de Yeshua, cuando las 12 tribus de Israel marcarban los tiempos y las estaciones. En la noche de Rosh Jodesh habían vigilantes en lo alto de las montañas, muy probablemente los hijos de Isacar y allí miraban la luna nueva, en el cielo aparecía una delgada astilla de la luna. Estos testigos tocaban el shofar y encendían el fuego señalando el comienzo de un nuevo mes. Todos celebraban una asamblea consagrada y marcada por sacrificios, toque de trompetas (Números 10:10). Se suspendía todo trabajo y comercio (Nehemías 10:31), incluso las fiestas sociales o familiares (1 Samuel 20:5). Era un día apartado para Adonai pero había una advertencia adscrita a la fiesta, una que no debe tomarse a la ligera, de hecho, Adonai habló severamente a su pueblo.

“No vuelvas a traer ofrendas inútiles, [Tu] el incienso me es repugnante;[ Tu] Luna nueva y sábado [observancias], el convocar asambleas— No puedo soportar la iniquidad [tu pecado, tu injusticia, tu fechoría] y [la sordidez de] la asamblea festiva.

Odio [la hipocresía de] vuestras fiestas de Luna Nueva y vuestras fiestas señaladas. Se han convertido en una carga para Mí; Estoy cansado de soportarlas.

Así que cuando extiendas tus manos [en oración, suplicando Mi ayuda], esconderé mis ojos de ti; Sí, aunque ofrezcas muchas oraciones, no te escucharé. ¡Tus manos están llenas de sangre!" (Isaías 1:13-15).

Ahora

Si bien es un tiempo de celebración, debemos estar seguros de que es santo para Dios. Rosh Jodesh es una oportunidad arrepentirnos, ser limpiados y alinear nuestros corazones con el corazón del Padre. Lo que se entendió como tradición ahora lo tenemos que celebrar con gozo en nuestro corazón, como una ofrenda santa en el altar del Altísimo. Esta noche es particularmente especial ya que se está observando un eclipse solar en algunas partes del mundo y aunque normalmente es la noche más oscura del calendario bíblico, "por casualidades divinas" también será el día más oscuro. Esto también nos recuerda lo que sucedió en ese fatídico día, cuando Yeshua dio su último aliento en la cruz, el sol se oscureció y el velo se rasgó (Lucas 23:45) pero después también fue manifestada su resurrección en todo Israel. En un tiempo como este, estaríamos en la segunda semana del Yeshua resucitado. Él se estaría mostrando y enseñando acerca del Reino de Dios a sus discípulos y a otros (Hechos 1:3). También es la segunda semana de la cuenta del Omer, un tiempo de preparación dado a los discípulos de Yeshua para atender su llamado y esperar el derramamiento del Espíritu Santo en Jerusalén (Hechos 1:4). En tiempos de Moisés fue el comienzo del caminar de Israel en el desierto, después de la salida de Egipto, en Exodo. Después de la muerte y resurrección de Yeshua, los discípulos pasaron de un estado de devastación a un gozo increíble y a una nueva revelación del reino de Dios. En el caso de los hebreos que salieron de Egipto, pasaron de ser libres a quejarse y después a conocer otro nivel de confianza en Adonai para cubrir todas sus necesidades. Asimismo, este es un tiempo de preparación en su presencia, esperando las instrucciones de Yeshua, yendo a otro nivel de comprensión del Reino de Dios y confiando en Él para todo. Ahora estamos en un momento, no solo para saber el tiempo y la estación, sino para escuchar claramente la voz de Abba y saber qué hacer.

Próximo

Tampoco es casualidad que este mes coincida con el final del ayuno islámico, conocido como Ramadán, otra distracción para interrumpir lo que Dios quiere que es un tiempo de nueva revelación. De recibir el Reino de Dios y la resurrección de su hijo, Yeshua.

Debemos recordar que tenemos que orar fervientemente por la salvación de nuestros hermanos y hermanas, aquellos que aún no han recibido a Yeshua como Señor y Salvador. Esta es la culminación de una nueva temporada, una temporada en la que estamos siendo llamados a la acción, a ver el reino de Dios aquí en la tierra . No importa lo que el mundo diga o haga, el creador del universo, el Gran Yo Soy ha venido para que todo el mundo sea salvo.

¿Por qué?

Si bien no debemos permitir que nadie nos juzgue con respecto a lo que comemos o con respecto a la observancia de un festival, una luna nueva o un día de reposo, porque estas cosas son un presagio de Yeshua (Colosenses 2: 16-17), no significa que tengamos que ignorar los tiempos y las estaciones bíblicas. Tampoco no significa que dejemos de celebrar las fiestas. De hecho, lo hacemos con el conocimiento, la comprensión y la libertad, sabiendo que lo hacemos es apuntar directamente a Yeshua nuestro Mesías. Toda duda que podamos tener está siendo eliminada en este Rosh Jodesh. Tal y como lo hizo Adonai, cuando volvió las aguas amargas de Marah en dulces para los israelitas y también los alimentó todos los días con pan del cielo. Tal vez estés en un momento como Tomás, él no creería que Yeshua había resucitado, pero cuando ÉL se manifieste en tu vida toda duda será olvidada. La fe brotará de nuevo en ti y ganarás seguridad, así como el sol sale del horizonte día tras día. Yeshua se revelando hoy y está trayendo esperanza a los que no la tienen, amor a los que se sienten olvidados e invisibles y vida a los que, sin saberlo, son muertos vivientes. Recuerda, ¿cómo empezaremos este mes de Iyar ?(el segundo mes bíblico), ¡tocando el shofar (Salmo 81:3) y celebrando!. Mientras recibimos este comiendo de mes, el diseño de Dios desciende y agradecemos a Adonai por todo lo que Él ha hecho, está haciendo y hará. Que surja la fe en este tiempo de revelación y preparación, que Él nos lleve a una nueva comprensión y acción de su reino en la tierra. ¡Que Adonai te bendiga y te guarde!.

Manténte atento

descentralizado

Comenta y danos tu opinión

Todos los derechos reservados

es_ESES