El mes de los sueños

No solamente es el mes de los sueños y la revelación de misterios sino que también es un tiempo accionar las nuevas revelaciones que recibimos de Dios. Fue en el mes de Kislev cuando Nehemías recibió la noticia del terrible estado de Jerusalén y también cuando él fue audaz al pedirle al rey de Persia un cese temporal de su cargo para ir a reconstruir Sión (Nehemías 1). También fue el mes en que Adonai habló a través de Zacarías y reprendió la religiosidad de Israel, incluso durante los 70 años de exilio en Persia. Adonai advirtió que no repitieran los caminos pecaminosos que los había llevado al exilio (Zacarías 7). Esperamos tu no caigas en este mismo error, por el contrario, deseamos que este sea un tiempo rompimiento, un tiempo de fortalecerse y ver los planes de Dios para tu vida. Es hora de entrar por las puertas de Kislev armados hasta los dientes, con el perfecto amor y la audacia de Adonai, con su diseño, sabiduría y revelación para un momento como este. Listo o no, ¡Kislev ha comenzado!.

Revelación

Kislev es conocido como el mes de los sueños, una de las razones es porque cuando leemos la Parashá (la porción de la Escrituras), durante este mes encontramos todos los sueños de José. Es interesante porque este es el mes más oscuro en el ámbito natural, además es cuando dormimos y soñamos más. Pero también es el tiempo oportuno para ser luz en el mundo y brillar más, independientemente de las circunstancias y siempre para la gloria del Altísimo. Esto nos lleva a la vida de José y esta nos guía a preguntas más profundas, ¡recibe la revelación durante este mes!. Uno de los puntos de inflexión en la vida de José fue que después de años de esclavitud, se convierte en el segundo al mando de todo Egipto y se casa con la hija del sacerdote de On (dios sol). ¿Cómo es que después de tanta penuria, ese poder, riqueza, gracia y favor no hizo que José se apartará de YHWH y adorara a los dioses de Egipto?. En cambio, transcurrido un tiempo después de su ascenso, ¿cómo pudo ver con regocijo a sus hermanos, después de venderlo como esclavo? y ¿cómo pudo dar gracias a Dios y no ser capa de contener sus emociones?

“Yo soy José vuestro hermano, el que vendisteis para Egipto. Ahora, pues, no os entristezcáis, ni os pese de haberme vendido acá; porque para preservación de vida me envió Dios delante de vosotros. Pues ya ha habido dos años de hambre en medio de la tierra, y aún quedan cinco años en los cuales ni habrá arada ni siega. Y Dios me envió delante de vosotros, para preservaros posteridad sobre la tierra, y para daros vida por medio de gran liberación. Así, pues, no me enviasteis acá vosotros, sino Dios, que me ha puesto por padre de Faraón y por señor de toda su casa, y por gobernador en toda la tierra de Egipto.”. (Génesis 45:4-8).

Perserverancia

Una perspectiva piadosa fue la que guió a José hasta el perdón y la perseverancia en su fe, incluso después de tantas recompensas. A través de la respuesta de José, podemos ver la verdadera revelación celestial, es decir, el buscar no ofendernos con nuestra propia familia incluso con aquellos que nos han hecho daño en el pasado. Tenemos que cuidarnos de no ser cegarnos por la ira y el odio, intentando ver la mano de Dios que nos ha llevado a ese lugar concreto con un propósito. Este es el mes para perdonar, de ver las cosas que Dios ha permitido para llevarnos a donde estamos. Especialmente el fruto de nuestras dificultades ha producido una mayor sabiduría, paciencia, comprensión y conocimiento. Y si todavía no has recibido esto, que Kislev sea el momento en que Dios te revele su propósito divino, el porqué te ha traído hasta aquí.

Sin embargo, ¿cómo superar los tiempos de traición y pérdida?. ¿Cómo pudo José soportar la esclavitud, la tortura, la traición y aun amar a Dios y perdonar a sus hermanos?. ¿Cómo José, con cada sueño interpretado dio gloria a Dios en lugar de atribuirse el mérito a sí mismo, después de todo lo que había soportado?. Recuerda, antes de ser vendido por sus hermanos a los ismaelitas, pasó su adolescencia conociendo al amor de su padre, al Dios de Israel. Su papá Jacob le hablaba constantemente de Adonai y esto fue el fundamento de José. Lo moldeó, a pesar de las cosas terribles que experimentó, aprendió a ver y a hacer todo según la justicia de Dios. El Espíritu Santo moraba en él (Génesis 41:38). La mente de José no solo veía cómo su padre terrenal le enseñaba, sino que también veía a su Padre Celestial instruyéndole, incluso mientras dormía. ¿Estamos viendo desde la perspectiva correcta?. Este es el mes de los sueños, esto incluye el recibir su instrucción mientras dormimos. Es también una oportunidad para ver su propósito desde la perspectiva correcta (la suya). Mira lo que Él está haciendo en tu vida, tal como lo hizo con José. Él entendió que todo lo que le pasó fue para salvar, no solamente a todo Israel sino que también a Egipto y Canaán. Ahora es el momento de entrar en la plenitud de nuestro destino. El propósito de Dios en tu vida es monumental y solo tú eres el único capaz de llevar a cabo lo que Dios te ha llamado a hacer, Él te hará pasar por procesos pero será para refinarte, no para destruirte.

Janucá: La fiesta de las luces

Durante Kislev, Yeshua entró en la ciudad de Jerusalén y se reveló al pueblo de Sión como el salvador, el Mesías esperado. Fue en Janucá, la fiesta de las luces el momento clave para hacer esto (Juan 10:22). Se presentó como el Buen Pastor y el Salvador, también fue casi apedreado por ello si no hubiera escapado. Los ojos de los ciegos no podían ver quién era Él, incluso después de ver todos los milagros que había realizado probando que Él era el Mesías. Sin embargo, continuó haciendo lo que el Padre le envió a hacer. Celebrando este Festival de Luces durante Kislev,también recordamos que nunca debemos desanimarnos por aquellos que no reciben a Yeshua como Mashíaj. Debemos permanecer siempre fieles a lo que el Padre, Yeshua y el Espíritu Santo nos ha llamado a hacer en esta vida.

La luz brilla en la oscuridad y las tinieblas no la han vencido (Juan 1:5). Lo que otros dicen que somos o no somos, no hace que nuestra Luz, es decir que Yeshua se desvanezca en nosotros. Jánuca es un recordatorio de la gran fe de los judíos del pasado, que lograron la victoria sobre un enemigo muy superior, pero también nos recuerda la audacia de Yeshua , la que nos permite decir la Verdad incluso en los entornos más hostiles.

9 luces

Los 9 candelabros de la Janukia o Menorah de Janucá representan más que el milagro que aconteció en el templo después de su rededicación. Tenemos las 9 Bienaventuranzas, los 9 frutos y los 9 dones del Espíritu Santo, todos ellos enumerados en el Nuevo Testamento. Estos tres "9" son parte de nuestra Herencia en esta era de Gracia y nos permiten brillar como verdaderas Menorás de Janucá, allá dondequiera que vayamos y siendo uno (Ejad) como Yeshua, el Espíritu Santo y el Padre son Uno. Esta es la única manera en la que siendo la Novia de Yeshua podremos ser uno. ¡Dejen que sus luces brillen, las 9 lamparas de Kislev!

El número 9 significa finalidad, totalidad y siendo el noveno mes del año, todo suena bien pero también representa la hora novena, el mismo tiempo en que Yeshua fue crucificado. Fue cuando nuestros pecados fueron clavados en la cruz, haciendo de Yeshua el camino al Padre. Literalmente todo se volvió oscuro, el panorama de los discípulos era pura tristeza y depresión. Así está el mundo constantemente, e incluso en nuestra actualidad todo se está viendo muy negro debido al invierno que comenzó en gran parte del mundo. En Europa, por ejemplo, habrán cientos de miles de personas en Europa occidental y millones en toda Ucrania que se quedarán sin electricidad. Guerras y rumores de guerras no cesan en estos días, pero tenemos el poder como Ekklesia global para cambiar la retórica del mundo y ver como el cuerpo global de Yeshua trabaja duro y ora, al unísono con el Padre. ¡Las tinieblas serán conmocionadas!.

En este noveno mes, muchos acontecimientos están llegando a un punto crítico y aunque el enemigo sienta que la victoria está cerca, es todo lo contrario. Ahora es tiempo de permanecer inamovibles en las promesas del Rey de la gloria. En este tiempo de contraste entre luz y oscuridad, cuando los planes del reino caído de las tinieblas parezcan tener éxito, recuerda, a la hora novena, Yeshua murió y el enemigo se regocijó pensando que había ganado, sin percatarse de que el Rey de gloria le estaba asestando el golpe final y ganada derrota. Su celebración fue de corta duración y parada casi de inmediato cuando Yeshua apareció en el infierno para proclamar el Evangelio y tomar las llaves del pecado y de la muerte. Su derrota fue sellada por la sangre del Cordero inmolado. Toda la gloria fue para Adonai, en ese momento fue evidente que los planes del hombre y de los poderes de las tinieblas nunca tuvieron ninguna oportunidad contra el Señor de los Ejércitos. ¡Esta es nuestra porción!. Adonai poderoso en batalla, que lucha por nosotros y con nosotros. Esto es algo que nunca debemos olvidar y que las tinieblas tampoco olvide.

Conclusión

Nunca pierdas la esperanza, sin importar tu situación o circunstancia, sin importar cuán terribles o desesperadas puedan parecer las cosas. Cuando Dios te bendiga abundantemente, continúa en reverencia al Gran Yo Soy, tu proveedor. El Dios de Salvación está usando incluso a sus enemigos para bendecirte, tal como lo hicieron los mismos mercaderes de esclavos y guardias de la prisión de José. Tus enemigos están siendo confundidos mientras hablamos. Nunca debemos esperar que las cosas se desarrollen tal y como queremos o imaginamos. En lugar de ello debemos buscar comprender y pedir que los misterios de los planes de Dios se revelen en este mes de sueños. Este es tu mes de rompimiento como José, Adonai te ha llamado y te ha hecho de ti una gran luz para estos tiempos oscuros, para brillar en medio de los que te aman y de los que te odian. Innumerables testimonios hay en las Escrituras y a nuestro alrededor que testifican que Dios está abriendo camino aún cuando parece que no hay. Este es el mes en que Josué y Caleb nos animan a cruzar hacia nuestro destino, recordando que Dios va con nosotros.

Puede ser que ahora no lo sepas como aplastar a tus grandes enemigos (gigantes) o cómo romperás los muros fortificados de las ciudades, pero no importa si quien es la Luz está contigo. La victoria prometida ya ha sido ganada. Hay gigantes en la tierra en nuestros días y muchos sentimos que estamos en la hora novena, incluso naciones enteras se sienten así, pero Adonai de los Ejércitos nunca pierde. No nos preocupemos por el cómo, Él lo tiene todo cubierto, solo continuemos siendo audaces y valientes. Afrontemos lo que está por delante, firmes, entendiendo que las probabilidades del enemigo son nulas. Estamos al lado de YHWH, el Creador del cielo y de la tierra. ¿Qué tan grande es el obstáculo?, cuanto mayor es el milagro, más dura es la caída de los gigantes. Prepárate para ver estos milagros en este noveno. Ellos te alcanzarán, a tu familia, a tus amigos, tus negocios, tus ciudades y tus naciones. ¡Adonai te bendiga y te guarde familia del Reino!


Comenta y danos tu opinión

Todos los derechos reservados

es_ESES