Mientras unas trescientas personas de todo el sudeste asiático y muchas otras naciones del mundo estaban adorando en una reunión en Singapur, escuché la voz de Yeshua diciendo "Sube aquí". En un instante, me vi atrapado en lo que entendí que eran los lugares celestiales entre la tierra y el trono de Yahvé. El suelo estaba hecho de aguas en movimiento sobre las que podía caminar incluso cuando el agua se movía, y entendí que este era el fundamento del lugar en el que estaba. En este lugar, Yeshua estaba sentado en una humilde silla con ropas blancas. Alrededor de la silla había un círculo de personas de Indonesia, Singapur y Malasia de rodillas adorándole boca abajo sin que saliera ningún sonido de sus bocas. A pesar de que no estaban emitiendo un sonido que yo pudiera oír, podía oír su adoración en mi Espíritu ya que de aquí emanaba su adoración. Era hermoso, como el sonido de la novia de Yeshua. Rodeando el círculo de personas inmediatamente alrededor de Él, había otro círculo de personas arrodilladas en la misma posición adorando de la misma manera, y estas personas eran de la casa de Israel y de las naciones Yeshua estaba mirando más allá de los dos círculos de personas a su alrededor en el piso que se hizo transparente, y a través del piso Él estaba mirando a las naciones del mundo de abajo. Entonces se levantó de su silla. En el espacio entre Él y el primer círculo de personas apareció frente a Él un intrincado y real púlpito que estaba hecho de un material que no podía definir. En el púlpito había un gran libro abierto de aproximadamente 1 metro de alto y 2 metros de ancho en lo alto del púlpito. Le pregunté a Yeshua, "¿Es este el libro de Singapur? Él dijo que no, es el libro de Indonesia, Singapur y Malasia. Entonces le pregunté, "¿Estás abriendo el libro de esta región?. Él dijo que no, ya lo he abierto, entonces me dijo que viniera y viera lo que estaba a punto de hacer. En ese momento mi vista cambió a estar encima de Yeshua mirando el libro, cuando de repente Él pasó la página, y cuando estaba completamente girada, sentí una ola del viento de Dios salir del libro mezclada con una luz intermitente. En ese momento, aunque las personas que rodeaban a Yeshua no podían verle pasar la página mientras estaban arrodillados y rezando, todos se pusieron de pie, abrieron sus bocas y comenzaron a adorar en un lenguaje y sonido que yo no podía comprender inicialmente, pero rápidamente comprendí que era el sonido tribal de Bahasa Indonesia y el malayo el que iba adelante. Era un sonido de libertad y liberación. Al escuchar esta adoración, entendí con claridad que era el moed (tiempo designado) de esta región. En ese momento mi atención se dirigió una vez más al suelo transparente donde vi el NE de Asia, y muchos hermanos y hermanas de esa región todos alineados como en formación de batalla en Corea del Sur. Todos vitoreaban muy fuerte al ver a la gente del sudeste asiático adorando juntos con tanta libertad y en tanta unidad.

Después de recibir esta visión sentimos que debíamos continuar orando por la unicidad del Cuerpo de Cristo para que siga creciendo y creciendo en toda esta región a niveles sin precedentes. El libro de la región se ha abierto y se ha pasado página, marcando el comienzo de una nueva ola de unidad que destruirá los muros de la división dentro de la Ecclesia y traerá un cambio de paradigma según el corazón y la mente del Padre para la Novia del Mesías. Por favor, continúen orando con nosotros de acuerdo con Juan 17:23, y el Salmo 133:1 para que el Cuerpo de Yeshua en Indonesia, Singapur y Malasia se reúna como nunca antes de una manera que sólo el perfecto amor del Gran Yo Soy puede lograr.

"Yo en ellos y Tú en mí, para que se perfeccionen y se unan en uno solo, para que el mundo sepa [sin duda alguna] que Tú me enviaste, y [que] los has amado a ellos, así como me has amado a mí" (Juan 17:23).

"¡Mirad qué bueno y qué agradable es que los hermanos vivan juntos en unidad!" (Salmo 133:1)

¡Dios te bendiga y te guarde!


Únete a nuestra lista de correo electrónico

Suscríbete

Comenta y danos tu opinión

Todos los derechos reservados

es_ESES