Sivan 5783: Cielos abiertos, Sinaí y Sión

Sivan es un mes de encuentro y expansión. Un tiempo único para entrar a un territorio, desconocido para nosotros pero familiar para el Hijo, el Padre y el Espíritu Santo. Es un mes donde el engaño también está en su máximo apogeo. El enemigo siempre intenta dividir, conquistar y distraer, mientras tanto, Adonai está levantando el velo, trayendo una nueva revelación y abriendo la puerta que nos conduce hacia una nueva dimensión, profunda y cercana. Manifestando una unanimidad que nunca antes hemos experimentado. ¡Mantén tu guardia!, pero también estate expectante para tener encuentros con Yeshua y verlo cara a cara. Recibe discernimiento para entender que lo que sucede en lo natural es solamente la sombra de la verdadera naturaleza de aquello que está en la voluntad del Todopoderoso.

Sivan es un mes de alianza y celebración, un tiempo en el que damos gracias a Dios por todo lo que Él nos ha dado y prometido. Una oportunidad para entrar a un tiempo de limpieza y purificación, un tiempo para subir al monte del Señor y comunicarnos con el Altísimo. ¡Prepárate para adentrarte hacia nueva comprensión y revelación! Abba se encontrará contigo en su monte Santo en este mes.

El monte Sinaí se manifiesta

En la calma y la quietud, en el desierto, allá donde los pastores llevan a sus rebaños, al Monte Sinai. Imagina, de repente llegan millones y el Dios de Israel desciende, haciendo allí su morada. Allí se revela el verdadero propósito de la existencia del monte Sinaí e Israel. El pueblo que una vez fue esclavo, se presentó ante Dios mismo, quien los eligió de entre todas las naciones de la tierra para ser una nación santa, una nación sacerdotal, apartada del resto. Nuestra invitación para este Siván es la misma que tuvo Israel, cuando se acercó al Monte Sinaí por primera vez durante este mes. El mundo intenta poner una realidad delante de nuestros ojos y decirnos qué es real y qué es falso. Pero Adonai nos invita a olvidarnos del mundo, Él quiere hacer su morada en nosotros y llevarnos a una nueva realidad profética.

Mientras orábamos a Dios y le preguntábamos por su diseño profético para este Sivan, tuve una visión. Vi a personas de todo el mundo poniéndose trajes espaciales, subían a cohetes y eran lanzados al espacio. A medida que salimos de la atmósfera terrestre la gente empezaba a tener dificultades con las nuevas condiciones de vida. A pesar de ello, estábamos asombrados de cómo se veía la tierra, estaba lejos y debajo de nosotros, nos maravillaba la creación de Dios que estaba a nuestro alrededor, podíamos ver las estrellas con gran claridad, algo casi posible. Definitivamente estábamos muy lejos de nuestra zona de confort, todos fuimos elegidos para estar allí y sabíamos era la decisión correcta. Ahora el desafío era aprender a prosperar en nuestra nueva realidad.

Estos Sivan, al igual que los israelitas, se nos pide elegir. ¿Seguiremos aceptando "la realidad" del mundo? o ¿nos vestiremos con lo nuevo y nos lanzaremos a nuestra realidad celestial para vivir y ver con los ojos y el corazón del Padre? Éxodo 19 al 24 ocurrió durante el mes de Siván, dónde Israel dijo "sí" a ser el pueblo elegido y Moisés recibió los Diez Mandamientos y la Torá. Moisés, Aarón y los 70 ancianos se adentraron en la nube que cubría el monte, allí vieron cara a cara a Dios y cenaron con Él. Esa es nuestra invitación en este Siván, nuestro pan diario, acerquémonos a Él, vamos a su monte Santo. Ahora tenemos acceso gracias a la sangre Yeshua. Es una invitación global para todo el Cuerpo de Yeshua , veámosle cara a cara. El monte Sinaí está abierto tanto en lo natural como en el Espíritu, nosotros elegimos si ascenderemos o no, si abrazamos plenamente nuestra nueva realidad como nacidos de nuevo, nacidos de lo alto, como hijos e hijas del Altísimo. ¿Quién elegirá ponerse las nuevas vestiduras? ¿Quién escapará de los engaños del mundo? ¡Subamos al monte del Señor!


El Monte Sión está activado

Hay un llamado global para ayunar y orar por la salvación de Israel. El Espíritu Santo ha marcado este tiempo para que los corazones del Cuerpo global de Yeshua recuerden las promesas de Dios para Israel. Para que tengamos el mismo corazón de Pablo, comprendiendo el misterio de Romanos 11:25. Porque los corazones endurecidos de Israel hacia el Evangelio ha sido para que la salvación llegara a la plenitud de los gentiles, pero después de esto todo Israel será salvo. ¡Vamos del Sinaí a Sión!, se están cerrando el ciclo de las promesas de El Shaddai. El Evangelio ha llegado hasta los confines de la tierra y la trompeta de Dios ha sonando, es hora que la salvación regrese de donde vino, a Sión, la niña de los ojos de Abba.

Isaías 62 y 63 son los capítulos que estamos viviendo. El remanente de Adonai y su ejército de ángeles están siendo llamados a la acción, los vientos del Espíritu Santo están soplando desde los cuatro rincones de la tierra y van de regreso a Jerusalén. Las ekklesias se están levantando en unidad en todo el mundo, construyendo caminos de salvación tanto en lo natural como en el Espíritu. El fuego del avivamiento está siendo encendido en los hogares, pueblos, ciudades y naciones. El reino caído de las tinieblas se muestra desafiante, pero el pueblo que tiene la Luz de Yeshua no se asustará porque escuchamos la voz del Gran Yo Soy y somos fortalecidos por mandato del Rey de gloria:

No temas, porque yo estoy contigo; del oriente traeré tu generación, y del occidente te recogeré. 6 Diré al norte: Da acá; y al sur: No detengas; trae de lejos mis hijos, y mis hijas de los confines de la tierra, 7 todos los llamados de mi nombre; para gloria mía los he creado, los formé y los hice. Isaías 43:5-7

A medida que nos acercamos a Shavuot (Pentecostés) los que habéis sido bautizados en el Espíritu Santo y en fuego, ustedes los que están leyendo esto, están siendo encendidos y preparados en sus naciones. Sois llamados a traer luz en medio de la oscuridad, en su nación y región, dentro de sus esferas de influencia. Y llevar la Luz al lugar de dónde salió el Evangelio, a Sión. El ambiente aquí en Israel se está preparado y también los corazones de las personas. A pesar de la agenda del nuevo orden mundial, los cielos se están abriendo en todo el mundo para aquellos que se enfocan en Yeshua sentado a la mesa (Salmo 23). Shalom y alegría te siguen, una luz que nadie puede apagar y que arde dentro de ti. Los miedos y los traumas del pasado están siendo sanados, lo que alguna vez fue una muleta se está transformado en un arma contra el acusador de los hermanos. Lo que alguna vez te definió ahora está cambiando, la vasija rota está siendo restaurada y será portadora de la gloria de Dios.

Un decreto justo sellado

Un pacto fue hecho entre Israel y Dios durante este mes en el Monte Sinai. Y fue recordado por Adonai, mucho tiempo después, en un Sivan en la capital de Persia, el día 23 de Sivan. Dos judíos exiliados escribieron con pluma y papel un nuevo decreto para revertir el decreto de exterminio y lo sellaron con el anillo real (Ester 8:9-13). Este Sivan marca un nuevo comienzo para ti, para tu familia, tu congregación, tu negocio, tu ciudad, tu nación e Israel. Has sido adquirido por la sangre de Yeshua y sellado por el Espíritu Santo en fuego para compartir el mensaje y la presencia de Dios a este mundo y para Israel. Así como el profeta Daniel que entendió el tiempo para la restauración de Israel (Daniel 9). Somos llamados a levantar nuestras voces en arrepentimiento y oración por nuestras naciones e Israel, para que alcancen el destino profético divino. Somos testigos de Yeshua y proclamamos las buenas nuevas durante este nuevo mes de Sivan y decimos:

Nunca más te llamarán Desamparada, ni tu tierra se dirá más Desolada; sino que serás llamada Hefzi-bá,[Mi deleite está en ella] y tu tierra, Beula;[desposada] porque el amor de Jehová estará en ti, y tu tierra será desposada. (Isaías 62:4).

A medida que esta promesa de Dios avanza y el peso de su gloria se manifiesta, los que se oponen a Dios y se creen más grandes que Él caerán. En este mes, el primero de Sivan, Dios le encargó a Ezequiel que entregara un mensaje de juicio a Faraón y a todo Egipto, diciendo que mostraría a todo el mundo que Dios es Todopoderoso y es el Rey de reyes, Soberano de todo (Ezequiel 31). De igual manera, Dios se está moviendo en toda la tierra y está atento a los que son la voz que clama en el desierto. Él está escuchado a las naciones y a Israel, escucha el clamor del pueblo que implora al Rey de la gloria y le pide que se acuerde de Isaías 52:14-15 :

“Como se asombraron de ti muchos, de tal manera fue desfigurado de los hombres su parecer, y su hermosura más que la de los hijos de los hombres, así asombrará él a muchas naciones; los reyes cerrarán ante él la boca, porque verán lo que nunca les fue contado, y entenderán lo que jamás habían oído.”

Adonai cumple su promesa tanto positivas para aquellos que claman a Él (sus santos), como de juicio para aquellas naciones que pretenden levantarse e ir en contra de su trono y de Israel. Este es el mes de la gran comisión, mes de pacto entre Israel y Adonai. Tiempo de la entrega de los diez Mandamientos. Que nuestras palabras sean seguidas por nuestras acciones durante este Sivan. Que puedas brillar en medio de la oscuridad, ponte de acuerdo con Adonai y con aquello que está escrito en los libros del cielo. No te amedrentes por las mentiras y los engaños del enemigo. Este es el mes de la unidad en el Cuerpo de Yeshua, sé como aquellos que estaban en el aposento alto en Shavuot (Hechos 2). Donde el Espíritu de Verdad encendió un fuego que ardió en Jerusalén hasta Judea, Samaria y hasta lo último de la tierra. Toma tu invitación y ves del Monte Sinaí al Monte Sion, es una invitación para todos los que tienen oídos para oír y ojos para ver, vengan a cenar con Adonai, en su Santo monte (Éxodo 24:9-11). Es hora de llevar nuestras primicias, nueva cosecha, llévala a Sión (Éxodo 34: 22). Que el Espíritu de Verdad sea derramado una vez más en porción doble para estos últimos tiempos. Oremos por la paz de Jerusalén y la salvación de Israel en este Sivan, para que la salvación se manifieste en Israel y Yeshua vuelva pronto. Que la luz de Yeshua brille más en este Siván y disperce las tinieblas. ¡Eres un faro!, el que se recuesta para oír el latido del corazón del Padre. El Espíritu Santo se moverá a través de ti en este Siván. Siente el corazón del Padre palpitando por los que te rodean. Eres llamado a ser un shofar en este Sivan, no solo para encontrarte con Yeshua sino que también expandir el reino de Dios y tener una revelación y unidad más profunda. Para ser una trompeta de Dios en el mundo. Levántate, brilla y grita desde el monte del Señor declara el justo decreto de Dios para un tiempo y una estación como esta. Que el velo de satanás sea rasgado y que tanto las personas como las naciones puedan ver y recibir el Espíritu de Verdad. ¡Adonai te bendiga y te guarde!

Manténte atento

descentralizado

Comenta y danos tu opinión

Todos los derechos reservados

es_ESES