En este shabat fue cuando Jacob envió emisarios a su hermano Esaú, quienes le dijeron que Esaú estaba de camino con 400 hombres de guerra para destruirlo. Jacob concibió entonces un plan para apaciguar a Esaú y cuando finalmente se encontró cara a cara con él, en lugar de la guerra, los dos hermanos lloraron y se abrazaron en gratitud por verse después de tanto tiempo.

Oramos para que este Shabat no sea un tiempo de guerra o batalla entre tu familia, o con oposición, e incluso de conflicto entre naciones. Que sea un momento en el que unos y otros se vean cara a cara con el entendimiento mutuo y el amor que viene del Gran YO SOY para la sanidad y la reconciliación que sólo YHWH puede dar. Que la alegría, la paz y el perdón sean el fruto de este Shabat. Familia del Reino de Shabat Shalom!


Únete a nuestra lista de correo electrónico

Suscríbete

Comenta y danos tu opinión

Todos los derechos reservados

es_ESES