Parashá Tazria

Ella concibe

Hemos entrado oficialmente en la primera semana del segundo mes de Iyar, este es el comienzo de un mes de preparación y anticipación a la revelación. Esta Parashá encaja perfectamente con el mes de Iyar, en ambos se prepara y se espera con el propósito de manifestar en nuestras vidas la unidad del Cuerpo del Mesías. Comenzamos en Levítico 12: 1 al 13: 59, en estos pasajes se habla de las leyes de purificación posteriores al parto y las leyes de la lepra. También, tenemos los dos temas referentes a la multiplicación y la restauración, los encontramos en los siguientes pasajes: 2 de Reyes 4: 42-5: 19, Juan 6: 8-13 y Mateo 8: 1-4.


Milagros de multiplicación

En 2 Reyes capítulo 4: 42-44, Israel está en medio de una hambruna y hay muy poca comida para todos. Un hombre le trae al profeta Eliseo 20 panes y granos frescos, Eliseo le dice a su sirviente que les dé de comer a los hombres, pero el sirviente responde diciendo que no hay suficiente para los 100 hombres, ¿te suena familiar?. Entonces, Eliseo le dice al criado: “Dáselos a los hombres para que coman, porque así dice Adonai: 'Comerán y sobrará'”, y así lo hicieron. De manera similar, aunque con un número de personas mucho mayor, vemos en Juan 6 que Yeshua multiplicó los 5 panes y 2 peces que un niño había dado, para alimentar a 5.000 hombres, sin contar mujeres y niños. Hay unas preguntas que sacamos de estos dos pasajes bíblicos que nos invitan a meditar. La primera: ¿de qué manera damos nuestra ofrenda, diezmo o primicias?, y la segunda pregunta es: ¿Por qué Adonai permitió que hubiera una hambruna y por qué Yeshua los llevaría a ese lugar, a sabiendas que miles de personas pasarían hambre?. Ambas parecen contradictorias si pensamos en la bondad de Adonai, pero ¿es realmente así?

El hombre que dio sus primeros frutos de pan y grano dio lo que tenía sabiendo que no sería suficiente para alimentar a todos, pero dio lo que pudo de lo que tenía, y de manera similar actuó el niño que dio los 5 panes y los dos peces, sabía que no sería suficiente, pero lo dio de corazón, sin importar a cuántos pudiera alimentar. En ambos casos, fue una ofrenda que agradó a Adonai. Las Primicias, no importa cuán pequeñas sean, siempre y cuando se den de todo nuestro corazón a Adonai, es la mejor semilla que se puede sembrar. Tal como Yeshua nos explicó mediante la acción de la viuda pobre, que presentó sus últimos centavos de cobre como su diezmo, junto a los ricos que dieron su ofrenda de lo sobrante de su riqueza (Lucas 21: 1-4). Otro ejemplo es el hombre que dio 20 panes, o el joven que dio los 5 panes y dos pescados. Tales ofrendas agradaron a Elohim, pero también fueron multiplicadas.

Por otro lado, ¿por qué YHWH Yi'rei (El Señor nuestro Proveedor) permitiría el hambre o por qué Yeshua llevaría a la gente a un lugar donde sabía que iban a tener hambre?. Los discípulos de Yeshua hicieron la misma pregunta cuando se acercaron al ciego y le preguntaron: "Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que haya nacido ciego?" Yeshua respondió: “No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él.” (Juan 9: 2-3). ¡Increíble! Si solamente comprendiéramos esto en nuestra vida diaria, cambiará el mundo. De hecho, cambió el mundo de los apóstoles y sus discípulos cuando lo entendieron. La hambruna no era el final y Yeshua no llevó a la gente en medio de la nada para que la gente sufriera, sino para que ellos empezarán a comprender que un tiempo de malestar o dificultad no es una maldición, sino una oportunidad para que las obras de Dios se manifiesten en esa situación. ¿Qué pasaría si empezáramos a ver un problema como una oportunidad para que Adonai muestre su bondad, de en lugar de darle el crédito al enemigo o incluso creer que es un castigo de Dios?



Recibe las noticias más importantes directamente en tu bandeja de entrada.

Milagros de curación

En 2 Reyes 5: 1-19 un gran guerrero del ejército de Siria que había atacado y derrotado a Israel tenía lepra, y escuchó de una sirvienta capturada de Israel que había un hombre en Israel que podía sanarlo. Se lo dijo al rey de Siria y el rey envió una carta al rey de Israel, le explicó que enviaba al guerrero para que fuera curado de su lepra. El Rey de Israel rasgó sus ropas creyendo que esto era solo otra provocación para volver a atacarlo, pero Adonai tenía otros planes. El profeta Eliseo, al enterarse de esto, envió un mensaje al rey y le dijo que no se preocupara, que se lo enviará a él y sería sano. En pocas palabras, el hombre fue sanado y juró solo adorar al Dios de Israel, por el resto de sus días. Pero espera, un gentil curado por un Israelita, ¿no estaba prohibido?. Si vamos a Mateo 8: 1-4, Yeshua sanó al leproso. Así que aprendimos en la primera sección de la Parashá acerca de la ley de la lepra, que dice que nadie puede acercarse a menos de dos metros y medio de un leproso porque sino sería considerado impuro. Eliseo envió al guerrero leproso una carta para darle instrucciones sobre cómo ser sanado, cumpliendo esa ley, pero el encuentro entre Yeshua y el leproso fue muy diferente. “Y he aquí, un leproso se le acercó y se arrodilló ante él, diciendo: "Señor, si quieres, puedes limpiarme". Y Yeshua extendió su mano y lo tocó, diciendo: “Lo haré; sé limpio ". Y al instante quedó limpio de su lepra." ¡Él vino a cumplir la ley!. Aquí, no solo estaba a dos metros y medio de él, ¡sino que lo tocó!. ¿Te imaginas la conmoción entre los presentes?. El inmundo ahora estaba limpio, los dos no serían excluidos de la sociedad.

Un enigma, el reino

Mira lo que pasó en el mundo cuando los creyentes se apoderaron de la mentalidad del reino, al darse cuenta de que no solo habían sido redimidos, sino que también llevaron el don y el poder del Redentor, Yeshua, dentro de ellos para traer la misma restauración, curación, transformación y multiplicación a otros, así como lo hizo Él en sus propias vidas. ¿Qué pasará cuando empezamos a ver los problemas como oportunidades, en lugar de verlos como dolores de cabeza o depresión?. ¿qué pasaría si nos emocionáramos cuando surgiera un desafío, sabiendo que esa dificultad es para que las obras de Adonai se manifiesten?. ¿Qué pasaría si viéramos a los marginados, los oprimidos, los perdidos y los inmundos como redimidos del Mesías, una nueva creación y testigos del perfecto amor del Gran Yo Soy?. Al entrar en este nuevo mes bíblico de preparación y anticipación de la revelación, que también sea un tiempo para prepararnos y restaurar nuestras mentes, alinéandolas con el Reino y esperando las manifestaciones poderosas de Adonai, no a través de apóstoles o profetas famosos o superestrellas de la fe, sino de ti mismo. Todo esto se aplica a todos y cada uno de los hombres, mujeres y niños, si lo creyéramos en Verdad y descartáramos las mentiras del mundo, que solo intenta detenernos. Caminemos en el perfecto amor y poder que todos hemos heredado a través de nuestro Señor y Salvador, Yeshua Ha'Mashiach. ¡Adonai te bendiga y te guarde!


Únete a nuestra lista de correo electrónico

Suscríbete

Manténte a la última en Telegram

Únete

Comenta y danos tu opinión

Todos los derechos reservados

es_ESES