Nissan

El mes de la salvación y la herencia

Nissan, el primer mes del calendario bíblico será de gran transición y herencia. Es un mes de gran transición en toda la Escritura, encontramos la liberación de Israel de Egipto, cruzando el Mar Rojo y a Josué guiando a Israel, atravesando el Jordán rumbo a la tierra prometida. También hallamos la muerte y resurrección de Yeshua Ha'Mashiach. En otras palabras, es un mes muy importante, es el mes de la Herencia, si sabes cuál es tu herencia, hay que reclamarla y tomarla. Josué lo sabía y así lo hizo, pero aun así Israel se negó a reclamar la plenitud de la tierra que Adonai prometió a Abraham, Isaac y Jacob (Israel).

Este semana celebramos Pesaj (Pascua) también conmemoramos el 2º Pesaj eterno, el que nos liberó a través de la muerte y resurrección de Yeshua. Mientras entramos en el mes de Nissan tendremos que decidir si tomamos la plenitud de nuestra herencia dada por el Padre a través de Yeshua, o seguimos vagando por el desierto. Es el mes de la tribu de Judá pero la constelación que está en el cielo es el carnero (cordero). Los dos, el León y el Cordero están en plena exhibición durante el mismo mes. De hecho, el León de Judá y el Cordero que fue inmolado, toman el centro del escenario. El tiempo de florecer ha llegado, pero muchos de nosotros a veces nos quedamos atascados, ¡incluso en el mismo punto de salida! y todo porque nadie nos explicó o no investigamos lo que realmente es la plenitud de nuestra herencia en Yeshua, en su lugar seguimos cantando el himno "Soy un pobre pecador" hasta el fin de nuestros días. Este mes hacemos el viaje completo y tomamos una decisión de fe para pasar de esclavo, libre asombrado y transicionamos hacía una posición de gobernante, tanto en lo natural como en el Espíritu.


Un vistazo a nuestra herencia

¿Desde dónde miramos a nuestra herencia, desde la cima de una montaña o desde la sombra de un valle? Si no sabemos qué se nos ha dado ¿cómo podremos reclamarlo o tomarlo?, si no caminamos por la tierra prometida, ¿cómo podremos saber lo que hay en ella?. En primer lugar está el perdón de los pecados a través de la sangre de Yeshua y la promesa de la vida eterna. Para muchos, ese es el final pero recibir nuestra herencia en Yeshua va más lejos. El quedarse con una promesa y no ir más allá es el equivalente a que Adonai te diga: te doy toda la tierra "desde el río de Egipto hasta el gran río, el río Éufrates" (Génesis 15:18), pero en su lugar, te quedas sólo con Canaán, tal y como sucedió.

Sin embargo, la plenitud de nuestra herencia en Yeshua es mucho más grande de lo que la mayoría se atreve a decir por temor a no alcanzarla, en vez de gritarla a los cuatro vientos con alegría por ser una herencia tan increíble. No sólo somos perdonados, sino también aceptados en Yeshua y lo más importante, hemos sido adoptados como hijos e hijas de Dios gracias a la aceptación obtenida a través del Mesías (Efesios 1:5). "Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo,[compartiendo su bendición y herencia espiritual], si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados." (Romanos 8:17). Es decir, todo lo que pertenece a Dios, que es todo, te pertenece a ti (1 Corintios 3:22-23). Intenta poner eso en una caja.

De la Seguridad hacia el Shalom

Somos salvos por la sangre del Cordero, pero también se nos promete un descanso continuo o shalom en Él, incluso en medio de las circunstancias adversas, pero para tener verdaderamente shalom en Él, se requiere la plenitud de tu fe en Adonai. A veces, nos dejamos llevar por la duda y el miedo, pero eso no viene de Adonai. Al descansar con plena seguridad en sus promesas, dadas a cada una de nuestras vidas, llegamos a tener el mismo shalom como hijos suyos. El mismo Shalom que tuvieron Sadrac, Mesac y Abednego, incluso estando en medio de las llamas.

¿Podremos ser como Jacob?, que mientras estaba en el desierto y dormía, Adonai le dijo: "la tierra [de la promesa] en que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia." (Génesis 28:13). Así como C.H. Spurgeon dijo tan elocuentemente: "Si puedes hacerlo por fe, acuéstate junto a la promesa y encontrarás descanso en ella, ¡es tuya!". Este mes pasamos de la simple seguridad al shalom en las inmensas promesas de Adonai para nuestras vidas.



Recibe las noticias más importantes directamente en tu bandeja de entrada.

El León y el Cordero

El carnero (cordero) está de nuevo en las estrellas, sobre nosotros. Al acercarse un año después del pasado Pesaj global (Pascua) que ocurrió mientras el mundo entero estaba en alerta, estamos llegando a un punto culminante y se está desenmascarando los verdaderos planes e intenciones del reino caído de las tinieblas, en todo el mundo. Pero al mismo tiempo, ¿acaso sentimos lo mismo que los israelitas en aquel tiempo, o todo lo opuesto a lo que sentíamos hace un año?. Después de que la sangre del cordero estuviera en los dinteles de las puertas de los Israelitas, esa señal mantuvo alejado al angel de la muerte y finalmente cuando fueron liberados, eso se convirtió en un sentimiento casi surrealista de alegría y emoción. Sin embargo, para los discípulos también fue un tiempo amargo porque vieron al Maestro, a Yeshua siendo crucificado en Pesaj. Vieron al mismo León de Judá, que había rugido y que les había empoderado para hacer lo mismo por otros, siendo completamente aplastado.

La consternación fue la reacción de todos los apóstoles, a diferencia de los Israelitas en el Éxodo, pero por supuesto todo cambió cuando Yeshua se reveló vivo y les recordó todo lo que había dicho acerca de eso, de cómo todo tenía que proceder de esa manera. ¿Hemos olvidado que Yeshua está vivo y no muerto?. Por la forma en que estamos actuando como Cuerpo del Mesías en su conjunto parece que sí, y quizás un no creyente te preguntaría "¿se te olvidó en qué crees?". Al entrar en Nissan, después de un año desde el último Pesaj global (Pascua), no entremos en este nuevo año bíblico con miedo o consternación, sino más bien, alégrate y camina confiadamente en el shalom del Espíritu Santo,gózate en el Dios vivo de Israel, sabiendo que la sangre del Cordero nos ha convertido en una nueva creación y que somos guiados. Recuerda que se nos ha dado el poder de rugir y dominar, como lo hace el León de la tribu de Judá. Este Nissan su rugido sacudirá las naciones y nosotros nos unimos a Él.

Del brote al fruto: De Adar a Nissan

Adar fue el mes en que florecieron los almendros, señal de que la primavera está en camino. Ahora hemos entrado a Nissan, cuando las hojas empiezan a aparecer en los árboles y el fruto también. Muchos dirán, ¿cómo es posible que podamos dar fruto en una temporada así?, pues solo si elegimos descansar en las promesas de Abba. Recibiremos la triple bendición sin importar el tiempo o la estación, ya que Adonai trae bendición y descanso, incluso en medio de tiempos angustiosos. "Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando." (Salmo 23:5).

Cuando los israelitas, en el mes de Adar, fueron testigos de las plagas que cayeron sobre los egipcios y llegaron al mes de Nissan, que es cuando el Pesaj (Pascua) sucedió, debieron sentir lo mismo. Quizás, se preguntaban: ¿cuándo va a terminar esto? o ¿Cómo vamos a salir de Egipto como nos prometió el Dios de Israel?. En ese momento conocían la promesa, pero el final parecía estar muy lejos. Si te pasa lo mismo con tu negocio, ministerio, familia, trabajo o relaciones en este momento, sólo recuerda que Adonai tiene "planes de bienestar y no de mal, para darles un futuro y una esperanza." (Jeremías 29:11). Cuando el COVID-19 apareció por primera vez, la gente no sabía casi nada de él, había pánico y miedo por lo desconocido. Ahora que entramos en Nissan una vez más, lo desconocido se convirtió en conocido.Sin embargo, el miedo sigue siendo utilizado en todo el mundo para despojarnos de nuestras libertades, distraernos de lo que realmente está sucediendo detrás de las escenas, dividiéndonos y abriendo una brecha entre nosotros, con las viejas tácticas del reino caído de las tinieblas. Dividiéndonos, si creemos en las vacunas o no, en los confinamientos o no, en las máscaras... es algo insignificante en comparación con lo que se avecina. Deberíamos preguntarnos ¿qué es lo que impulsa nuestras decisiones?, ¿qué es lo que nos da paz?, ¿qué o a quién creemos realmente, a la palabra del mundo o a la Palabra de Dios?. ¿Cuál usamos para tomar nuestras decisiones y permitir que cambie nuestro estado de ánimo y actitud?. Dos polos opuestos emergen y así lo vemos también en la sociedad que nos rodea. Es la hora de dar fruto, no seas como la higuera infructífera. Yeshua está vivo y el momento de tomar la herencia es ahora.

Conclusión

Los gigantes de la tierra dicen una cosa mientras que el Dios de Israel dice otra, ¿delante de quién nos inclinaremos y a quién le creeremos en este Nissan?. ¿A los gigantes que Adonai dijo que aplastaría, esos que se burlan de Él y de sus ejércitos?, ¿a quién le creeremos y ante quién nos inclinaremos?. La herencia que tenemos ante nosotros es inconmensurable y este es el momento de tomarla para la gloria del Altísimo. Pesaj está de nuevo sobre nosotrosy podemos elegir cómo celebrar a nuestro Rey Resucitado, Yeshua. No hagas caso tus enemigos, a aquellos con los que tendrás que luchar, nos referimos a: "principados, contra autoridades, contra los gobernantes de estas tinieblas, contra espíritus de maldad en los lugares celestiales." (Efesios 6:12).

Este Nissan miramos hacia nuestra herencia desde las cimas de las montañas y abalanzándonos para tomarla, rugiendo como el León de Judá. Él hace que lo imposible parezca fácil cuando obedecemos a su voz, en el poder de su gran fuerza. Si Dios está a nuestro favor, ¿hermanos, quién puede estar en contra de nosotros?. Miramos hacia el trono de YHWH con temor y asombro,en adoración y alabanza. Cuando miramos hacia abajo, hacia la tierra, vemos la fragilidad de nuestros enemigos y entendemos que "El que mora [y está entronado] en los cielos se reirá [de su rebeldía]; El Señor [Soberano] se burlará de ellos [y con supremo desprecio se mofa de ellos]" (Salmo 2:4). Subamos juntos a la Monte de Elohim en este Nissan y alinéate con nuestro Dios, el Creador del Universo, el Dios de Israel. ¡Adonai te bendiga y te guarde familia del reino!


Únete a nuestra lista de correo electrónico

Suscríbete

Manténte a la última en Telegram

Únete

Comenta y danos tu opinión

Todos los derechos reservados

es_ESES