Jeshván – Bul 5783

Aunque este mes no tiene fiestas ni ayunos como los otros 11 meses bíblicos. En la Palabra encontramos el significado profético de Jeshvan, se nos revelará el misterio y podremos profundizar y no desmerecer este mes, ya que es tan importante como el mes anterior, Tishrei. Este es un mes de culminación y finalización de los propósitos de Dios, un mes de nuevos comienzos, ya sean positivos o negativos. Pero también es un mes de regreso al plan original de Adonai para nuestras vidas. Es el octavo mes, hoy conocido como Jeshván, pero en la Escritura era llamado "Bul" que significa "rendir o producir" y también el comienzo de la temporada de las lluvias en Israel.

Es el mismo mes cuando se inició el gran diluvio de Noé (Génesis 7:11) y un año después, Noé, su familia y todos los animales salieron del arca, pisando tierra seca (Génesis 8:14-15). Por un lado, fue el comienzo del gran juicio sobre la humanidad y por otro también fue el mes del nuevo comienzo y la finalización. También, fue mes en el que el rey Salomón completó la construcción del templo (1 Reyes 6:38). Es un mes dulce y amargo a la vez, un tiempo de gran ira pero también un tiempo de pacto entre YHWH, el hombre y todos los seres vivientes. Una señal fue puesta en los cielos para siempre recordar el pacto hecho por Adonai con los moradores de la tierra. Dios no olvida lo prometido. ¿Qué significa esto exactamente para nosotros hoy? ¿Por qué debería importarnos y qué deberíamos esperar? ¡Vamos a averiguarlo!.

¿Cumplimiento o desolación?

Dos eventos muy importantes ocurrieron en las Escrituras durante este mes que prepararon el camino tanto para cumplir como para la desolar. Cuando Jeroboam se convirtió en rey de las diez tribus de Israel, después de la muerte de Salomón y tuvo lugar la división del reino (Judá e Israel). El 15 de Jeshván estableció por su voluntad otras fiestas del Señor para las diez tribus y adoraron a dos becerros de oro en lugar del Dios de Israel e instauró un lugares de adoración en Betel y Dan (1 Reyes 12:32-33) en lugar de Jerusalén. Este fue el comienzo de lo que provocó el exilio de las diez tribus perdidas de Israel. Este acto de soberbia del rey Jeroboam facilitó que sus sucesores hicieran cosas similares e incluso peores contra Adonai. Finalmente Abba permitió que Asiria invadiera y llevara a las diez tribus al exilio, hasta los confines de la tierra. Actualmente, en Israel, Jeshvan es sinónimo de tristeza, no solo por lo ocurrido a las diez tribus sino también por hechos más recientes. En otro 15 de Jeshván (9 de noviembre de 1938) los nazis alemanes lanzaron una campaña de terror contra el pueblo judío y se llamó "Die Kristallnacht" (La Noche de los Cristales Rotos), hecho que inició el principio del Holocausto. Hay especulaciones que afirman que durante este mes se construirá el Tercer Templo. Independientemente de esta afirmación, durante este mes tenemos la oportunidad de elegir si vamos planificar de acuerdo a nuestra voluntad y corazón o según el corazón del Padre. Podemos elegir qué nuevo comienzo queremos tener y decidir si será un mes de tristeza o de alegría en Yeshua.

La muerte de Raquel y el nacimiento de Benjamin. también tuvo lugar durante Jeshván de camino a Belén (La Casa del Pan), después que Adonai se encontrara con Jacob en Betel (La Casa de Dios) y donde lo llamó Israel. Este y muchos otros encuentros con Dios en Betel, hizo que fuera un lugar importante. Por eso, el rey Jeroboam colocó un becerro de oro para que el pueblo fuera a adorar allí, en lugar de ir al templo de Jerusalén. Si volvemos al último suspiro de Raquel, la madre de José nunca había vivido en la tierra prometida y al final de su vida llegó. Su último acto fue el dar a luz a Benjamín, el único hijo de Israel que nació en la tierra prometida. En lugar de que el niño fuera llamado Ben-oni “hijo de mi dolor”, tal y como Raquel lo llamó mientras moría tras dar a luz, Israel cambió su destino y lo renombró como Benjamin, "hijo de mi mano derecha". Hubo un cambio, de un destino de dolor a uno destino de victoria. De la amada de Jacob y a través de su muerte vino el último hijo de Israel, el hijo prometido.

No importa tu circunstancia o situación. Tampoco no importan los nubarrones que se vean al horizonte, tu destino y realidad está en la victoria en Yeshua. El nombre de Yeshua significa salvación y Él ha comprado nuestra redención por su sangre. Lo que una vez fue tu tristeza, Yeshua lo convertirá en tu gozo, tu victoria y triunfo. Este mes tenemos que elegir el nuevo comienzo en Yeshua, viviendo en el cumplimiento y la victoria y no en la desolación. ¿Qué mensaje compartirás, uno de tristeza o de victoria?. O adorar al becerro de oro o al Dios de nuestra salvación. En cuanto a mí y mi casa, ¡serviremos a Adonai!

Manasés

La tribu asociada al mes de Bul es Manasés, una tribu que no es particularmente famosa en las Escrituras pero que es de gran importancia para comprender el corazón del Padre. Manasés nos da una mayor comprensión de cómo nos ve el Gran Yo Soy y de cómo su visión difiere de la que tiene el mundo. El nombre Manasés significa literalmente olvidar, este nombre se remonta hasta la capital de Egipto, antes de los 7 años de abundancia de Egipto. “José llamó a su primogénito Manasés (olvidar), porque dijo: “Adonai me ha hecho olvidar todas mis tribulaciones y penalidades y todo [el dolor de la pérdida de] la casa de mi padre” (Génesis 41:51). Este mes es realmente para recordar el nuevo comienzo se nos ha dado gratuitamente a través de la sangre de Yeshua, sin descuidar la gran autoridad y el acceso que tenemos a través de la sangre del Cordero. Recordando su amor y la salvación, compartiéndolos con aquellos que nunca antes han sentido el amor de Dios. El amor del Padre es tan perfecto que Él no sólo perdona nuestros pecados, sino que también los olvida por completo (Hebreos 8:12). Entonces, ¿si Él perdona y olvida nuestros pecados, por qué vivimos tanto en nuestro pasado?. ¡Dejar que el pasado te defina y redefínete!

Este es el momento de empezar de cero, es hora de recoger todo el equipaje, pecados pasados, remordimientos, vergüenza, culpa, falta de perdón, mentiras y traumas. Es hora de llevarlos y ponerlos en un barco, soltarlo en mitad del océano y hundirlo para que todo ello vaya al fondo del mar (Miqueas 7:18-19). Esto es lo que YHWH ya ha hecho por nosotros, así que pongámonos de acuerdo con Él y comencemos de nuevo. Al igual que Manasés tuvo un cambio de identidad, de egipcio a israelita, así debe ser nuestra transición. Deja de vivir en el pasado y vive de acuerdo a la voluntad del Padre, de la manera que Él te ve, de acuerdo a Su plan celestial. A medida que las lluvias caen durante este mes, que sean un recordatorio de que hemos sido lavados por la sangre de Yeshua, las cosas del pasado, tu viejo "yo" está muerto, ha dejado de existir, se lo llevó el mar y Adonai lo olvidó. Luego mira el arco de Abba y Acuérdate del Nuevo Pacto que Yeshua ha hecho contigo, has nacido de nuevo como una nueva creación en Él. A Satanás le encanta recordarnos nuestro pasado, una y otra vez pero a medida que aprendemos más acerca de nuestra nueva y verdadera identidad en Yeshua, ridículas se vuelven sus falsas acusaciones. A menudo confundimos el hábito de pecar de nuestra vida pasada con nuestra identidad, ten claro que esos comportamientos ya NO forman parte de quién somos. Los hábitos se pueden cambiar, y se modifican cuando interiorizamos la Palabra y estamos de acuerdo con lo que Adonai dice de nosotros. Cuando somos moldeados de acuerdo a Su voluntad y propósito, sacudiéndonos del viejo y pesado yugo. Así que, ¿a quien le vas a creer de ti?, a YHWH, quién nos conoció cuando nos formabamos en el vientre de vuestra madre, o a satanás, el mentiroso y acusador de los hermanos. Manasés (olvidar) el pasado, entra a través de Yeshua, el único camino al Padre.

Escorpio – Akrab

La constelación de Bul es Escorpio o Akrab que en hebreo significa "escorpión" pero también "conflicto o guerra". ¿Deberíamos esperar alguna fatalidad o juicio durante este mes?. La respuesta es que claramente es una señal de guerra, tanto en lo natural y como en lo Espiritual. ¿Qué nos dice la Escritura con respecto a los escorpiones?. Cuando regresaron los 70 comisionados por Yeshua, que fueron de dos en dos expulsando demonios y sanando a los enfermos, les dijo: “He aquí, les doy autoridad [que ahora posees] para hollar serpientes y escorpiones, y [la capacidad de ejercer autoridad] y sobre toda fuerza del enemigo (Satanás); y nada [de ninguna manera] os dañará. Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos. " (Lucas 10:19-20). ¡Allí estamos tú y yo!. Así que, mientras el mundo pase por tribulación y por dolores de parto que van en aumento, estamos destinados a caminar en la autoridad que se nos ha dado en el nombre de Yeshua. No para gloriarnos en esa autoridad, sino para glorificar a Adonai y guiar a la gente al reino de los cielos y a la salvación. “Porque no nos ha dado Dios un espíritu de cobardía, [nos ha dado un espíritu] de poder, de amor y dominio propio.[habilidades que dan como resultado una mente tranquila, equilibrada y con autocontrol]" (2 Timoteo 1: 7). ¡Avivemos el fuego del Espíritu Santo que está en nosotros!, sin importar las circunstancias o situaciones que vengan durante este mes. Las advertencias de Mateo 24 se intensifican cada día, pero a pesar de esto la luz de Yeshua brilla más en la oscuridad. Es un faro de esperanza y vida en tiempos tumultuosos. ¿Es nuestra luz brilla lo suficiente o es hora poner más aceite a nuestras lámparas?

Y cuando lo corruptible se haya vestido de incorrupción, lo mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria (vencida para siempre). ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?" (1 Corintios 15:54-55). El escorpión pica para matar a su presa, el mismo plan tiene satanás para pero no puede matar a quien ya está muerto y es resucitado del Espíritu. La imagen que está en el cielo nocturno es la constelación de escorpión y este trata de picar el talón de un hombre que lucha con la serpiente y la sostiene en sus brazos. Proféticamente podemos ver el ataque y la batalla de Satanás contra Yeshua también contra nosotros, su cuerpo. Es la Simiente de la mujer que hirió la cabeza de Satanás (serpiente) aunque le hirió el calcañar (lo cual ocurrió en la cruz). Lo que apreciamos durante este mes en el cielo no debe preocuparnos, sino regocijarnos porque la victoria ha sido dada. David escribió elocuentemente por inspiración divina, lo vemos en: “Los cielos cuentan la gloria de Dios; y el firmamento [los cielos] declara la obra de sus manos. Un día emite palabra a otro día, y una noche a otra noche declara sabiduría. No hay lenguaje, ni palabras,[habladas] [desde las estrellas]; Ni es oída su voz. Por toda la tierra salió su voz [en evidencia tranquila], y hasta el extremo del mundo sus palabras.” ¡Aleluya! No tengas miedo al enemigo, él ya fue derrotado, ni tampoco temas a las señales siniestras, camina en la autoridad y el poder que Elohim te ha dado gratuitamente, para glorificar Su Nombre sobre todo nombre y para llevar las buenas nuevas de la paz, sin avergonzarte hasta los confines de la tierra y de regreso a Jerusalén.

El mes 8º

El número 8 siempre connota un nuevo comienzo en la Biblia. La Fiesta de los Tabernáculos culminó al octavo día en el mes de Tishrei, es el último día de intimidad con Adonai en el lugar secreto. Ahora estamos en el octavo mes, un nuevo comienzo después de las santas convocaciones, una oportunidad para estar quietos, para compartir las bendiciones, las revelaciones, los milagros y la bondad de Adonai en lo que llevamos de año. Es como si nos sentáramos en medio del bosque, en tranquilidad sin ruido, sin autos, sin celulares o computadoras, solo reflexionando y dando gracias, lejos del ruido y las distracciones. Jeshván es el único mes del año sin ningún día de fiesta y muchas personas lo ven como raro después de los días alegres y espirituales de los Moadim. Así como un niño que acaba de abrir todos sus regalos, Tishrei fue un mes de emoción y celebración. Ahora, durante Jeshván es el momento de hacer un pensamiento y ver todos los regalos que Abba nos han dado, es hora de dar las gracias, y pedirle al Padre que nos revele lo que quiere que hagamos con los dones que nos ha dado. Estemos quietos y esperemos en Él durante este mes. Él conoce nuestros pensamientos, nuestras preguntas, nuestros corazones, sabe cómo somos cuando estamos con Él en el lugar secreto, en Su presencia. Allí, las respuestas fluyen, las preocupaciones se desvanecen y la certeza se fortalece. Él ha hecho muchos milagros en los últimos siete meses y nos ha prometido muchas cosas que quizás hemos olvidado rápidamente pero ahora es el momento de recordarlos y dar gracias. Ponte de acuerdo con Dios y esas promesas que te dió, haz la transacción en el banco celestial.

El rey Salomón fue muy consciente de los mandamientos y las promesas de Adonai, terminó de construir el Templo durante este mes de Bul (1 Reyes 6:38). Después de 7 años de construcción, el templo permaneció inactivo hasta el año siguiente, el año octavo, el nuevo comienzo después del año sabático (Shemita). Al igual que en el octavo mes por lo que también va en años de acuerdo con el calendario de Adonai de manera proyectada, y es otro recordatorio de la importancia del tiempo y la temporada de YHWH en el que estamos ahora, ya que acabamos de terminar el año Shmita y comenzó el octavo año. Este es tu año de promesa y el comienzo de un nuevo ciclo bíblico, una nueva era y la temporada donde decidiremos el camino que tomaremos, si verdaderamente entraremos por la puerta de este octavo año triunfalmente en Yeshua o seguiremos cargando el equipaje del pasado. Este es el tiempo de decisión.

Conclusión

Jeshvan / Bul nos da un final y un comienzo, es el momento de hacer un balance del pasado, presente y futuro. Es importante que aprendamos las lecciones del pasado, no hagamos cono el Rey Jeroboam, no crees cosas que no provienen del corazón del Padre y verifica si nuestra motivación y acciones están alineados con Su corazón. Es el punto de partida, el mes que pone el fundamento, entremos a una nueva temporada y a una nueva era. Tienes el privilegio y el honor de estar quieto delante de Adonai, dando gracias y recordando todos los milagros y las promesas que Él nos ha dado individualmente y como el Cuerpo del Mesías. Así como YHWH hizo un pacto con Noé y estableció su arco como señal, también el cambio de nombre de Jacob fue una señal y lo nombró Israel. De Benoni a Benjamín gracias a Yeshua y Él en nosotros . También hemos visto cómo incluso las estrellas nos recuerdan nuestra identidad en el Mesías. Hemos recibido la autoridad para pisotear las cabezas de serpientes y escorpiones, y [la capacidad de ejercer autoridad] sobre todo el poder del enemigo (satanás). Este octavo mes es verdaderamente un nuevo comienzo, seríamos negligentes si no aprovecháramos la plenitud del diseño original de Adonai.

Durante este mes elegimos el cumplimiento y no la desolación, incluso en medio del caos, nos mantendremos firmes en nuestra identidad como hijos del Altísimo, sentados en los lugares celestiales con Yeshua a la diestra del Padre, siendo testigos de Adonai, en el perfecto amor y poder del Espíritu Santo. Caminemos en justicia y rectitud dondequiera que vayamos, trayendo su reino a la tierra, preparando el camino para el regreso del Rey de gloria. ¡No dejes que el mundo te defina! ponte de acuerdo y alinéate al corazón del Padre. Muévete audazmente, con autoridad, hazlo para la gloria de Dios en este mes de Bul, manifestando los 9 dones y frutos del Espíritu Santo, por el poder y amor del Altísimo. Supera tus límites en este octavo mes y entra a las promesas que tenemos como hijos e hijas nacidos de nuevo. ¡Adonai te bendiga y te guarde!


Comenta y danos tu opinión

Todos los derechos reservados

es_ESES