Jeshván – Bul 5784

Aunque este mes no tiene fiestas ni ayunos como los otros 11 meses bíblicos. En la Palabra encontramos la profecía de Jeshvan , un misterio y revelación profunda que crece en lugar de disminuir con el mes anterior (Tishrei). Este mes es un mes de clausura y finalización de los propósitos de Dios. Es un mes de nuevos comienzos, tanto positivos o negativos. Es un tiempo para regresar al diseño original de Adonai para nuestras vidas. El octavo mes es conocido hoy como Jeshván pero en las Escrituras se llamaba Buly su significado es ceder o producir. También es el comienzo de la temporada de lluvias en Israel. De hecho, es el mes cuando comenzó el gran diluvio en la historia de Noé (Génesis 7:11) y un año después fue cuando él y su familia, más todos los animales salieron del arca a tierra seca (Génesis 8:14-15).

Por un lado, en este mes cayó el gran juicio sobre la humanidad y la tierra, pero también fue el mes del nuevo comienzo y la consumación, fue cuando el rey Salomón completó la construcción del templo. (1 Reyes 6:38). Es un mes tanto amargo como dulce, un tiempo de gran ira y también de alianza entre YHWH, el hombre y todos los seres vivientes. Fue cuando Él mismo prometió siempre acordarse de su pacto a través de del arcoirisque colocó en el cielo, así Noé y sus descendientes se acordarían de que Dios no olvidaría lo que prometió. Entonces, ¿qué significa esto para nosotros hoy?, ¿qué orar?,¿o qué nos debería importar y qué tendríamos hacer? sobretodo que ahora Israel está en guerra.¡Vamos a averiguarlo!.

Escorpio – Akrab

La constelación sobre el cielo de Israel, no es mera coincidencia. En Jeshván impera el escorpión o el Akrab (nombre en hebreo) y significa "escorpión" pero también "conflicto o guerra". Actualmente la guerra hace estragos en Israel tanto en lo natural y como en el Espíritu. ¿Qué dijo Yeshua a los 70 que envió de dos en dos para sanar a los enfermos y expulsar demonios, en relación a los escorpiones?. Les dijo: “Escuchen atentamente: les he dado autoridad [que ahora poseen] para pisar serpientes y escorpiones, y [la capacidad de ejercer autoridad] sobre todo el poder del enemigo (Satanás); y nada os hará daño. Sin embargo, no os regocijéis en que los espíritus se os sujeten, sino alegraos de que vuestros nombres están inscritos en el cielo”. (Lucas 10:19-20). En tiempos de tragedia como la actual situación de Israel, podemos sentirnos impotentes porque no podemos detener el derramamiento de sangre ni tomar un rifle y unirnos a la lucha. Miles han hecho eso y oramos por su protección. También oramos por los creyentes para que sean fuertes, tanto en lo natural como en el Espíritu. Aunque no tenemos armas naturales, debemos recordar el poder y la autoridad que se nos ha dado para interceder en unidad con el Espíritu Santo. Solo así lucharemos contra el enemigo que no se ve (con los ojos humanos) y pero se manifestará el resultado en lo natural. Mientras hablamos, hay una batalla en los lugares celestiales y el ejercito angelical lucha contra el reino caído de las tinieblas. Así es como se expulsa a los demonios, se sanan los enfermos, primero hay una batalla espiritual que trae la liberación física. Oremos reunidos, profeticemos y declaremos la Palabra de Dios.

Mientras el mundo se siente afectado por la tribulación, los dolores de parto del fin de los tiempos se aumentan, estamos destinados a caminar conforme a la autoridad que nos ha sido dada en el nombre de Yeshua. No para jactarnos de esa autoridad, sino para glorificar a Adonai y guiar a las personas al reino de los cielos y a la salvación. “Porque no nos ha dado Dios un espíritu de cobardía, [nos ha dado un espíritu] de poder, de amor y dominio propio.[habilidades que dan como resultado una mente tranquila, equilibrada y con autocontrol]" (2 Timoteo 1:7). Avivemos el fuego del Espíritu Santo en nosotros sin importar las circunstancias o situaciones durante este mes. Las advertencias de Mateo 24 se intensifican día tras día, pero a pesar de esto la luz de Yeshua brilla más en la oscuridad, es un faro de esperanza y vida en tiempos tan tumultuosos. ¿Es nuestra luz lo suficientemente brillante?, ¿sabes que tienes otro nivel de fe al que llegar?, ¡ahora es el momento de acelerar!. El reino caído de las tinieblas quiere engañarnos, quiere que tengamos timidez y miedo, pero los hijos e hijas del cielo no se les ha dado un espíritu de cobardía, el rugido del León de la tribu Judá está en tu espíritu. ¡Pelea contra el enemigo!

Y cuando lo corruptible se haya vestido de incorrupción, lo mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria (vencida para siempre). ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?" (1 Corintios 15:54-55). El escorpión pica para matar a su presa, el mismo plan tiene satanás para pero no puede matar a quien ya está muerto y es resucitado del Espíritu. La imagen que está en el cielo nocturno es la constelación de escorpión y este trata de picar el talón de un hombre que lucha con la serpiente y la sostiene en sus brazos. Proféticamente podemos ver el ataque y la batalla de Satanás contra Yeshua también contra nosotros, su cuerpo. Es la Simiente de la mujer que hirió la cabeza de Satanás (serpiente) aunque le hirió el calcañar (lo cual ocurrió en la cruz). Lo que apreciamos durante este mes en el cielo no debe preocuparnos, sino regocijarnos porque la victoria ha sido dada. David escribió elocuentemente por inspiración divina, lo vemos en: “Los cielos cuentan la gloria de Dios; y el firmamento [los cielos] declara la obra de sus manos. Un día emite palabra a otro día, y una noche a otra noche declara sabiduría. No hay lenguaje, ni palabras,[habladas] [desde las estrellas]; Ni es oída su voz. Por toda la tierra salió su voz [en evidencia tranquila], y hasta el extremo del mundo sus palabras.” ¡Aleluya! Ya no tenemos miedo del enemigo porque ha sido derrotado ni temeremos las señales siniestras, ahora caminaremos en la autoridad y el poder que Elohim nos ha dado. Glorificaremos su nombre sobre todo nombre y pisaremos a los escorpiones. ¡El enemigo está derrotado y debajo de tus pies, pisa fuerte!

¿Cumplimiento o desolación?

Dos eventos muy trascendentales sucedieron en las Escrituras durante este mes, la culminación y la desolación. Cuando el rey Jeroboam se volvió el rey de las diez tribus de Israel, después de la muerte de Salomón, resultando en la división del reino en Judá e Israel. Creó su propia fiesta al Señor, fue un 15 de Jeshván y lo hizo para que las diez tribus adoraran dentro de su territorio. Él levantó dos becerros de oro, uno en Betel y otro en Dan, en lugar permitir al pueblo que adorara al Dios de Israel (1 Reyes 12:32-33) en Jerusalén. Este fue el comienzo de lo que acabaría siendo el exilio y la pérdida de identidad de las diez tribus. Este acto de orgullo hecho por el Rey Jeroboam preparó el camino a una sucesión de reyes que hicieron cosas similares y peores. Lo que conllevó que Asiria invadiera y se llevara cautivas a las diez tribus y fueran esparcidas hasta los confines de la tierra. En Israel, Jeshván es sinónimo de tristeza, no sólo por esta sino por una serie de acontecimientos desafortunados y recientes. Fue el 15 de Jeshván (9 de noviembre de 1938) cuando los nazis alemanes lanzaron una campaña de terror contra el pueblo judío, llamada Die Kristallnacht (La noche de los cristales rotos). Curiosamente fue el inicio del Holocausto. Hoy tenemos el ataque de Hamás desde Gaza a Israel, matando, torturando, violando y secuestrando a personas inocentes, está siendo nombrado como el 11 de septiembre de Israel. También se cree que el mes de Jeshvan será cuando el tercer templo será terminado. Hoy podemos elegir si este mes idearemos o planearemos de acuerdo a nuestro propio corazón o según el corazón del Padre, elijamos qué nuevo comienzo queremos. Si es un mes de tristeza que nos quita el gozo del Señor o si lloramos por aquellos que han sido asesinados mientras iban a la guerra en adoración en Espíritu y Verdad. El reino caído de las tinieblas quiere detener nuestra adoración porque es un arma poderosa de guerra espiritual, el enemigo no puede permanecer en la presencia de Dios Todopoderoso, sólo puede huir. Levanta un cántico nuevo por Israel durante este Jeshván y ¡sé empoderado en la sala del trono del Gran Rey, siéntate a la diestra de Yeshua y el Padre!

La muerte de Raquel sucedió en el nacimiento de Benjamin. Esto tuvo lugar en Jeshván, en el camino a Belén (La Casa del Pan), después que Adonai se encontrara con Jacob en Betel (La Casa de Dios) y le cambiara el nombre a Israel. Éste y muchos otros acontecimientos cruciales ha sucedido en Jeshván . Queda clara la importancia de este mes tanto para el hombre y como para con Dios. Un mes crucial en la historia de Israel y más si tenemos en cuenta la actual guerra librada en la Tierra Prometida. Por esta, y entre otras razones, el rey Jeroboam colocó un becerro de oro para ser adorado allí, en lugar de ir al templo en Jerusalén, lo cual se llegó a considerar un sacrilegio. La muerte de Raquel en el camino de Betel a Belén sucedió cuando era madre de José, pero aun no había vivido en la tierra prometida. Su última acción fue dar a luz a Benjamín, el primer hijo de Israel que nacería en la tierra prometida. Las doce tribus se materializaron en el mundo. El niño no se llamó Ben-oni "Hijo de mi pena", tal y como Raquel lo había declarado mientras moría, después de dar a luz. Israel cambió el destino del niño y lo renombró Benjamín, "Hijo de mi mano derecha". Hubo un cambio, de un destino de dolor a uno destino de victoria. De la amada de Jacob y a través de su muerte vino el último hijo de Israel, el hijo prometido.

No importa tu circunstancia o situación. Tampoco no importan los nubarrones que se vean al horizonte, tu destino y realidad está en la victoria en Yeshua. El nombre de Yeshua significa salvación y Él ha comprado nuestra redención por su sangre. Lo que una vez fue tu tristeza, en Yeshua se se convertirá en gozo, victoria y triunfo.Este mes tenemos la decisión de entrar en este nuevo comienzo, vivir en plenitud y la victoria de Yeshua o por lo contrario entrarás la desolación. Habla a los demás con mensajes de victoria o sino te verás hablando mensajes de tristeza. O adoras al becerro de oro o al Dios de nuestra salvación. ¡Pero yo y mi casa serviremos a Adonai!

Manasés

La tribu asociada al mes de Bul es Manasés, una tribu que no es particularmente famosa en las Escrituras, pero de gran importancia para comprender el corazón del Padre. Manasés nos da la clave para entender cómo nos ve el Gran Yo Soy, que es totalmente diferente a cómo nos ve el mundo. El nombre Manasés significa literalmente "olvidar", este nombre se remonta hasta la capital de Egipto, antes de los 7 años de abundancia de Egipto. “José llamó a su primogénito Manasés (olvidar), porque dijo: “Adonai me ha hecho olvidar todas mis tribulaciones y penalidades y todo [el dolor de la pérdida de] la casa de mi padre” (Génesis 41:51). Este mes es para recordar el nuevo comienzo que hemos recibido a través de la sangre de Yeshua. No hay que minimizar la gran autoridad y libre acceso al trono de la gracia que tenemos a través de la sangre del Cordero. Gracias a su gran amor y salvación podemos compartir lo mismo con aquellos que nunca han sentido el amor de Dios. El amor del Padre es tan perfecto que no sólo perdona nuestros pecados, sino que también los olvida por completo (Hebreos 8:12). Entonces, ¿por qué si Adonai nos perdona y olvida nuestros pecados, nosotros nos detenemos en nuestro pasado?, incluso dejando que nos defina en lugar de refinarnos. ¿Por qué nos aferramos a la vergüenza y la culpa del pasado? como si nos hicieran algún bien.

Este mes es un mes para empezar de nuevo, para recoger todo los pecados pasados, la vergüenza, la culpa, la falta de perdón, las mentiras y los traumas, para ponerlos en una caja, subirlos a un barco e ir a la mitad del océano y tirarlos hasta el fondo del mar (Miqueas 7:18-19). Esto es lo que YHWH ya ha hecho por nosotros, así que pongámonos de acuerdo con Él y comencemos de nuevo. Al igual que Manasés quien cambió de una identidad egipcia a una israelita. Este es un paralelo perfecto de nuestra transición, de vivir en el pasado a vivir según cómo nos ve el Padre, según su modelo celestial. A medida que las lluvias comiencen a caer en este mes, déjalas que te recuerden que has sido lavado y limpiado por la sangre de Yeshua, el pasado, el viejo tú está muerto y desaparecido, se ahogó en el mar, Adonai nunca más lo recordará. Luego mira el arco iris y recuerda el Nuevo Pacto que Yeshua ha hecho contigo. Has nacido de nuevo como una nueva creación en Él. A Satanás le encanta sacar a relucir cosas de nuestro pasado una y otra vez, pero a medida que aprendemos más acerca de nuestra nueva y verdadera identidad en Yeshua, más ridículas se vuelven sus falsas acusaciones. A menudo confundimos nuestros hábitos pecaminosos con nuestra vida pasada y nuestra identidad, pero recuerda que ya no somos de esa manera. Los hábitos se pueden cambiar, paso a paso, mientras nos adentramos en la Palabra y entendemos quién dice Adonai que soy, solo así comenzamos a ser moldeados y formados de acuerdo a su voluntad y destino, quitándonos el viejo y pesado yugo. ¿Quién sabe mejor quién eres? ¿acaso YHWH no te conoció antes de tejerte en el vientre de tu madre?, o ¿le creerás a satanás que es un mentiroso y el acusador de los hermanos?. Manasés (olvidar) el pasado tal y como lo hizo Yeshua, entrar en Él porque Él es la puerta y el único camino al Padre. Este mes profetiza el destino de Dios sobre Israel mientras la guerra continúa. ¡Un día todo Israel será salvo!.

Conclusión

Jeshvan / Bul trae un final y un comienzo, es el tiempo para hacer un balance del pasado, presente y futuro. Es importante que aprendamos las lecciones del pasado, por ejemplo, del rey Jeroboam a no seguir su ejemplo, no crear cosas ni idear planes que no surjan del corazón del Padre. Hay que asegurarnos de que nuestros motivos y acciones estén alineados a su corazón durante esta temporada. Es el tiempo de cada persona y nación por la que seamos inspirados a orar. Mientras la guerra hace estragos en Israel y los misiles siguen volando, puede resultar difícil permanecer quieto. A medida que entramos en una nueva temporada y era, somos privilegiados en quedarnos quietos ante Adonai, dandole gracias y recordando todos los milagros y promesas que Él ha manifestado tanto individualmente y como Cuerpo del Mesías. Así como YHWH hizo un pacto con Noé y la señal de este fue el arco iris, también hizo que Jacob se convirtiera en Israel. Ben-oni pasó a ser llamado Benjamín. Hasta las estrellas nos recuerdan nuestra identidad en Cristo, como Él nos ha dado la autoridad para pisotear las cabezas de las serpientes y los escorpiones [la capacidad de ejercer la autoridad], sometiendo a todo poder del enemigo (satanás). Este octavo mes es verdaderamente un nuevo comienzo, seríamos negligentes si no aprovecháramos la plenitud del diseño original de Adonai.

Este mes elegimos el cumplimiento en vez de la desolación, aún en medio del caos, nos mantenemos firmes en nuestra identidad como hijos del Altísimo, sentados en los lugares celestiales con Yeshua a la diestra del Padre. Somos testigos de Adonai, de su perfecto amor y del poder del Espíritu Santo, caminamos en justicia y rectitud, allá donde vayamos, trayendo su reino a la tierra. Estamos preparando el camino para el regreso del Rey de gloria. No dejes que el mundo defina este mes por ti, alineémonos e implementemos aquello que está en el corazón del Padre. Muévete audazmente, con autoridad, hazlo para la gloria de Dios en este mes de Bul, ríndete a Abba y produce los 9 dones y frutos del Espíritu Santo, a través del poder y el amor del Altísimo. ¡Supera tus límites terrenales este octavo mes!, cree en las promesas que tenemos como hijos e hijas del eterno. ¡Y recuerda rugir! ¡Que Adonai te bendiga y te guarde!.

Manténte atento

descentralizado

Comenta y danos tu opinión

Todos los derechos reservados

es_ESES