5785: ¿Quién soy yo, qué está pasando y qué hacer?

Hemos entrado a un tiempo y una temporada desconocida. Hemos cruzado el umbral del tiempo durante el eclipse solar que tuvo lugar el 8 de abril, Nissan 1, fue el comienzo del Año Nuevo Bíblico, ahora la pregunta es ¿cómo avanzar y crecer personalmente y como Cuerpo de Yeshua?. ¿Qué hay que esperar de la sociedad a media que crece tecnológicamente?, ¿cuál será el panorama económico y las realidades sociales mientras avanzamos hacia el fin de los tiempos?, ¿qué es ser la Novia de Yeshua y cuáles son los pasos para ser parte de la generación de Juan 17? Basta ya de teología y teoría, ¡Vamos a hacerlo realidad!

Todos los increíbles eventos que coincidieron en el primero de Nissan hacen que nos preguntemos y estemos expectante para ver qué sucederá pero en lugar de sólo esperar estas señales deberían guiarnos a hacer drásticos cambios en nuestras vidas y rutinas, propiciando un acercamiento hacia nuestro llamado personal y generacional. ¡Seamos prácticos!, entendamos quiénes somos en Yeshua y qué estamos supuestos a hacer.

¿Quién eres?

Si no sabemos quiénes somos, ¿cómo podemos avanzar en el propósito de Dios y hacer su voluntad así en la tierra como en el cielo?. Cada uno de nosotros como creyentes en Yeshua somos un ser tripartito. Somos Cuerpo, Alma, Espíritu y corazón, es de vital importancia entender esto durante esta nueva temporada.

Cuerpo

Estamos hechos de carne, huesos y sangre, esto conformatu cuerpo físico , el que Dios te ha dado. Es el hardware que tiene un procesador, almacenamiento y memoria (similar a una computadora).Dios nos llama a morir a los malos deseos de este cuerpo, la carne. Romanos 8:12-14 lo dice claramente:

Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne; [nuestra naturaleza humana, nuestra mundanalidad, nuestra capacidad pecaminosa], porque si vivís conforme a [los impulsos de] la carne [nuestra naturaleza sin el Espíritu Santo], moriréis, mas si [estás viviendo] por el [poder del] Espíritu hacéis morir las obras de la carne, [realmente] viviréis. Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, estos son hijos de Dios.

Cuando hacemos morir la carne tenemos el poder de vivir plenamente, según otra realidad, bajo la dirección del Espíritu Santo incorruptible. Esto no sucede de la noche a la mañana sino que comienza en el Alma.

Alma

Vamos al alma, allí dónde habita nuestra mente, voluntad y emociones. Es lo único que no se renueva cuando nacemos de nuevo y recibimos a Yeshua como Señor y salvador, habiéndonos bautizado en el Espíritu Santo. El alma es como el software allí tenemos los programas y las aplicaciones que se ejecutan, para ver un cambio en nuestra vida hay que descargar nuevas aplicaciones o programas. Se trata de instalar nuevos hábitos y pensamientos, para que cambie nuestra mentalidad y emociones, etc. Sólo así nos alinearemos con el corazón del Padre. Romanos 12:1-2 habla acerca del cuerpo y el alma:

Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos [dedicándose todos, apartados] en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional (lógico, inteligente). No os conforméis a este siglo [ya con sus valores y costumbres superficiales], sino transformaos [a medida que maduren espiritualmente] por medio de la renovación de vuestro entendimiento, [enfocándose en valores piadosos y actitudes éticas], para que comprobéis [por vosotros mismos] cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta [en Su plan y propósito para ti].

Los hábitos, las iniquidades seguirán atormentándonos e intentando frenar nuestro destino en Dios. Si no nos adentramos en la Palabra de Dios y si no entendemos que significa nacer de nuevo o ser bautizados en el Espíritu Santo no podremos tener un nuevo hábito como hijos e hijas de Dios. Esto es fundamental porque sin ello no podremos progresar ni alcanzar las promesas que Dios tiene para nosotros. ¿Cuál es el resultado de dejar que la mente (alma) viva según la carne, en lugar del Espíritu? “Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz.”(Romanos 8:6). ¡Ahora, hablemos del espíritu!

Espíritu

Antes de aceptar a Yeshua como Señor y salvador éramos literalmente, unos muertos vivientes. Cuando nacimos de nuevo y recibimos el bautismo del Espíritu Santo, entramos en una nueva y eterna vida de comunicación directa con Abba Padre. Nuestro nuevo espíritu es como el sistema operativo de un ordenador, es el intermediario entre el software (Alma) y el hardware (Cuerpo). Nuestro nuevo Espíritu nos da la capacidad de tener comunión constante con Dios, nos da una nueva conciencia y agudiza nuestra intuición. Antes de que Yeshua viniera, Dios habló a través de Ezequiel, diciendo: “Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra”. (Ezequiel 36:26-36).

De hecho Yeshua le dice a Nicodemo el maestro de maestros de Jerusalén: “De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. 6 Lo que es nacido de la carne, carne es; [lo físico es meramente físico], y lo que es nacido del Espíritu,[a] espíritu es. 7 No te maravilles de que te dije Os es necesario nacer de nuevo. [renacer de arriba—espiritualmente transformado, renovado, santificado]". Se nos ha dado un corazón y un Espíritu nuevo. Es Espíritu Santo está con nosotros y tenemos acceso al salón del trono de Dios y podemos disfrutar de su guía y dirección, si elegimos ser guiados por Él, sigamos con el corazón.

Corazón

El corazón es la combinación del Cuerpo, Alma y Espíritu. El cuerpo trata de guiarnos a través de los deseos carnales, siguiendo la naturaleza pecaminosa. El alma es donde elegimos libremente, ya sea para conformarnos a los deseos carnales provocados por el pecado original de Adán y Eva, o es el lugar donde somos transformados por la Palabra viva de Dios cuando leemos cada día acerca de sus promesas de Dios, aun en medio de todo lo que está pasando en el mundo. El nuevo espíritu que se nos ha sido dado más el Espíritu Santo es lo que atrae la presencia de Dios Todopoderoso, es el que nos lleva hacia nuestro destino y lo acciona con unción, poder y sobre todo, amor del Padre para ser como Yeshua. La generación de Juan 17 no seguirá los deseos carnales, sino que seguirá y aplicará la Palabra de Dios, siguiendo la guía del Espíritu Santo, que nos llevará a ser como Yeshua y el Padre. “La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado." (Juan 17:22-23). No podemos llegar a ser como Yeshua sin el Espíritu Santo y no podemos conocer a Abba Padre sin el Espíritu Santo, ¿quién conoce la mente de Dios?

“¿Porque qué persona conoce los pensamientos y motivos de un hombre excepto el espíritu del hombre dentro de él? Así tampoco nadie conoce los pensamientos de Dios sino el Espíritu de Dios. Ahora bien, nosotros hemos recibido, no el espíritu del mundo, sino el Espíritu [Santo] que viene de Dios, para que conozcamos y entendamos las cosas [maravillosas] que Dios nos ha dado. También hablamos de estas cosas, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las enseñadas por el Espíritu, combinando e interpretando pensamientos espirituales con palabras espirituales [para aquellos que son guiados por el Espíritu Santo]”.

Es hora de dejar de esforzarse y permanecer en la presencia del Dios Altísimo ya que no podemos conocerlo, ni siquiera ser como Yeshua si no tenemos la guía, la gracia y el favor que recibimos del Espíritu Santo.

¿Por qué estamos aquí?, ¿qué nos detiene y cuál es el plan para obtener la victoria?

En este tiempo y temporada somos llamados a ser adoradores de YAHWEH en Espíritu y Verdad. “Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.”. (Juan 4:23). ¡Esa hora ha llegado!, hay que hacerlo en la unidad del Espíritu Santo y para convertirnos en la novia de Yeshua compuesta de muchas tribus, leguas y naciones, todos pensando conforme a la Palabra viva de Dios. Sentándonos todos a la mesa del Padre, Salmo 23, juntos en la unidad del Espíritu. Esta es la temporada y estamos aquí para adorar al rey de gloria. Estamos listos para dar la bienvenida a Yeshua como Rey de reyes experimentando la unidad, un requisito indispensable de la novia. Parece imposible de alcanzar sin el Espíritu pero alcanzable cuando operas en la obediencia y confianza en Dios. Lo necesitamos a Él y a nuestros hermanos.

Lo que nos frena es la iniquidad pero podemos valernos de la sangre de yeshua (Éxodo 34:7). En la Palabra también encontramos las cosas que Dios aborrece, Proverbios 6:16-19 dice así:

Seis cosas aborrece Jehová, Y aun siete abomina su alma: Los ojos altivos, [la actitud que hace que uno se sobreestime y menosprecie a los demás], a lengua mentirosa. Las manos derramadoras de sangre inocente, El corazón que maquina pensamientos inicuos, los pies presurosos para correr al mal, el testigo falso que habla mentiras,[incluso verdades a medias], y el que siembra discordia (rumores) entre hermanos.

Todo ello nos impide cumplir el deseo de Dios, de que seamos uno con Él y entre nosotros. La antítesis es el fruto del Espíritu, escrito en Gálatas 5:22-24: “Pero el fruto del Espíritu [el resultado de Su presencia dentro de nosotros] es amor [preocupación desinteresada por los demás], gozo, [interno] paz, paciencia [no la capacidad de esperar, sino cómo actuamos mientras esperamos], benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; Contra tales cosas no hay ley". Los que pertenecen a Cristo Jesús han crucificado su naturaleza pecaminosa y sus pasiones carnales. Ahora podemos discernir entre lo que está bien y lo que está mal. Recuerda, tu esfuerzo o sacrificio no es lo que agrada a Dios, sino tu cercanía, la unidad que tienes con Él, el que puedas permanecer junto a ÉL, haciendo lo que le agrada. Como resultado de ello experimentarás un mayor gozo. Nuestras obras son inútiles si no tienen su dirección, como dice Mateo 7:21-23:

"No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad."

Esto es lo que nos impide alcanzar la plenitud como generación de Juan 17. El aumento en la confianza en Dios nos llevarán a la realidad de Juan 17, no sólo como individuos sino como generación. ¡No estás solo!, hay toda una familia que desea la unidad con Dios, no dejes que nada te detenga o te impida orar por aquellos que todavía necesitan a Yeshua.

El plan para la victoria es simple y a la vez difícil por ser contrario a nuestra naturaleza carnal. Para entender cómo nuestros pecados han sido borrados, tenemos que seguir leyendo Romanos 1-3. Parece simple, pero ya nos dirás si lo es. Entonces, hay que saber lidiar con "la fábrica de pecados" mencionada en Romanos 5-8. Es tan claro como el día, pero para lograrlo necesitamos del Espíritu Santo.

Pero Israel siguiendo la ley de justicia, no ha alcanzado la ley de justicia. ¿Por qué? Porque no la buscaron por medio de la fe sino como por obras. Tropezaron con esa piedra de tropiezo. Como está escrito: “He aquí, yo pongo en Sión una piedra de tropiezo y una roca de escándalo, y todo el que cree en él no será avergonzado”. (Romanos 9:31-33) Es simple pero implica morir a uno mismo y vivir según la dirección del Espíritu Santo.

Por último, ¿cuál es el modelo para obtener la victoria sobre el pecado y el engaño, (manipulación) del reino caído de las tinieblas? Romanos 9-13 te convertirá en la persona más libre que puedas ser, este es el diseño para la victoria. Pídele al Espíritu Santo que te hable Al leer esto y toda la Palabra de Dios, se abrirá el reino del Reino de Dios como nunca antes lo has experimentado para traerlo aquí a la tierra como está en el cielo.

Lo que viene y cómo responder

Los poderes de las tinieblas dicen que para 2030 no poseeremos nada y pero seremos felices. En otras palabras, en lugar de ganarnos la vida trabajando o siendo hábiles, el gobierno pretende dar un ingreso mínimo para que los ciudadanos sigan formando parte de la sociedad. ¿Cómo será posible?, a medida que la inteligencia artificial siga evolucionando, habrá desempleo que afectará a muchas personas en los próximos 5 a 10 años, esto conducirá a un importante cambio en la sociedad global. Como creyentes debemos ver verdad acerca de nuestra realidad como hijos e hijas de Dios y entender qué papel desempeñamos y cómo avanzar, especialmente con aquellos que aún no conocen a Yeshua como Señor y Salvador. Si este es tu caso, tienes que inquirir en la palabra de Dios y entender por qué somos hijos de Dios.

Conclusión

Siempre debemos recordar, especialmente ahora en esta temporada, durante esta generación, que para alcanzar el nivel de Juan 17, no lo conseguiremos solos, sino juntos como Cuerpo de Yeshua, dejando de lado las diferencias y siendo guiados en la unidad del Espíritu Santo, no por poder ni por fuerza. Estamos a punto de entrar en una época histórica, los gobiernos del mundo tendrán un control casi total y la tecnología esposará a la humanidad. Pero no olvides que Dios esta con nosotros y si estamos con Él, podremos seguir adelante. La conclusión del asunto es:

“Teme a Dios y guarda sus mandamientos, porque esto es el todo del hombre. Porque Dios juzgará toda obra, incluso toda cosa secreta, sea buena o mala”. — Eclesiastés 12:13-14

¡Que Adonai te bendiga y te guarde!.

Manténte atento

descentralizado

Comenta y danos tu opinión

Todos los derechos reservados

es_ESES